Archivo de la etiqueta: Twitter

¡Nos quieren!

David Bisbal, claro precursor del "¡os quiero!"

Si últimamente van faltos de cariño, dense un garbeo por Twitter. El microbloggin’ es un hervidero de amor en el que uno no debe arriesgarse a deshojar ninguna margarita. En la pequeña red social ¡todos nos adoran! Nos quiere David Bisbal, y Bustamante, y Angy Fernández, Sergio Ramos, Lolita, Ana Fernández, ¡¡hasta el estupendo Andrés Velencoso!!

Las celebridades españolas se han aficionado a proclamar su amor incondicional a la humanidad a través de Twitter. Vayan ustedes a saber por qué razón, se han empeñado en querernos. Todos sus tuits (algunos de discutible interés) terminan de la misma manera: “os quiero”. En ocasiones los adornan con una larga hilera de oes o signos de exclamación, según la madurez intelectual del famoso en cuestión.

Ante tal derroche de amor a diestro y siniestro, ¿cómo puede existir gente deprimida? Si love is all around us, ¿por qué cada día nos parecemos más a Gargamel? El motivo radica, quizás, en que el público es (somos) muy exigente, desagradecido y puñetero. Valoramos las toneladas de amor que nos mandan diariamente los extriunfitos, teen-actors y deportistas, pero seguro que nos resultaría más útil que nos quisieran más los políticos, banqueros, jefes o profesores. Yo me conformaría con recibir un “te quiero” de algún urbano.

Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, celebrities, comunidad 2.0

Amores 2.0

Desde la ruptura de Demi Moore y Ashton Kutcher, Twitter se ha quedado huérfano de matrimoniadas. Ellos fueron los pioneros en hacer del microbloggin’ un escaparate marital. A través de 140 caracteres exhibieron día a día su aparente relación idílica, llena de guiños en clave, fotos perfectamente espontáneas, y un sinfín de constantes muestras de amor (en realidad, no demasiado correspondido). Su separación es algo más que un costoso divorcio made in Hollywood. Es el fin de la era de los toy-boys y la muerte del Amor 2.0.

@mrskutcher y @aplusk inauguraron esta nueva modalidad de relación conyugal cuya estela ahora todos pretenden seguir (con mucha pena y poca gloria, sea dicho). Entre los más activos destacan los universales Shakira y Piqué, que oficializaron su relación vía tuit (“Les presento a mi sol. Shak”) y morirá, ténganlo por sentado, en el mismo canal, a lo Longoria (“It is with great sadness that after seven years together, Tony and I have decided to divorce”).

En la liga nacional, el nivel de pseudo-estrellas que compiten por tomar el relevo 2.0 de Demi&Ashton son lo que los Gutierrez de Benito a los Beckham: lamentables wanna-be’s de tercera regional. Kiko Rivera y Jessica Bueno, Silvia Casas y Manu Tenorio o Helen Lindes y Rudy Fernández, son algunas de las parejas autóctonas que se tuitean mensajes de enamoramiento llenos de buenas intenciones, pero de nulo interés mediático.

Sin embargo, sí existe una pareja hollywoodiense que merece un follow inminente. De hecho, existe desde hace mucho, mucho tiempo (tal vez desde los tiempos en que Demi era Moore). Los verdaderos maestros del amor 2.0 son Tori Spelling y Dean McDermott. Ellos son los más auténticos, genuinos y naturales. Exportan su vida cotidiana a la red sin aranceles. Viven el amor virtual tan frenéticamente que hasta olvidan revisar sus tuits. Vean, sino, la foto que se le coló a Dean en la que aparece su hijo haciendo monerías en primer plano y, en segundo plano, los enormes senos lactantes de la inolvidable intérprete de Donna Martin. #FF @torianddean & @Deanracer

¡Queremos YA un reality en casa de los McDermott-Spelling!

Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, celebrities, comunidad 2.0

La movida de Leticia.

Leticia Sabater sigue con mucha marcha desde 1996.

Poco le ha durado el reinado a Irene como Miss Huracán Estival. Este verano, la aparición de Leticia Sabater en el programa Otra Movida de Florentino Fernández (Neox) ha sido lo más devastador de la televisión. Más sorprendente que Rosa Benito achantado a su marido en directo (Supervivientes). Más dramático que el descompasado playback “Nachopolízate de Víctor Sandoval (Sálvame). Incluso más impactante que la felación de Antonio Canales a su novio en Sitges (DEC). Lo de la marchosa presentadora ha sido un ciclón que pilló por sorpresa a los propios presentadores del programa.

La ex-animadora infantil saltó al plató aceleradísima, disfrazada con un mirco-short a ras de lo permitido en horario protegido. Se colgó como un koala de la barriga de Flo. Cantó sobre la mesa. Enseñó culo. Desplegó cirugía. Meneó el postizo-de-Lucrecia. Se avalanchó sobre Dani Martínez (que espetó un seco “¡eh!¡sin tocar!”). Explicó chistes. Compuso un pareado. Buscó quorum con un público que no respondió a ninguna de sus frases “célebres”. Y bromeó –dos veces- con el embarazoso affaire Canales. Nadie le rió la poca gracia, pero a ella no le importó.

Ésa es la “grandeza” de esta señora: su colosal autoestima. Es inoportuna, cargante, desmesurada, penosa y todo lo contrario a graciosa. Pero a ella le da igual porque está encantada de haberse conocido. Derrocha más amor propio que Aída Nízar. Se viste de Samantha Fox, aunque brote un antiestético flotador de su tripa. Se siente sexy. Se cree chistosa. Se tiene por inteligente. Se cree poseedora de una carrera brillante. Se mofa de la Obregón: “¡Yo no soy bióloga!” (sic). Piensa que es un hito histórico de nuestro país. Se proclama artista multidisciplinar con capacidad para hacer de todo y presume de grandes audiencias. De lo primero ni idea, pero de lo segundo, está claro que sí: el martes consiguió ser TT mundial en Twitter.

Al final resultará que Felipe se equivocó de Letizia…

Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, celebrities, televisión

Elena y el sexo.

15 años de carrera. 30 películas. TT por esta putada, digo, portada.

Hasta hace cuatro días, la sexualidad de Elena Anaya era un misterio. Si bien la “gente del cine” probablemente sabía acerca de sus preferencias sexuales, el gran público desconocía a ciencia cierta los gustos de la intérprete palentina. La propia incógnita sobre su sexualidad formaba parte del encanto de la hermosa actriz e invitaba a su elenco de fans a fantasear con lo que gustosamente quisieran. Hasta aquí, todos contentos: seguidores, seguidoras, directores, productores, familiares y Elena.

Pero esta semana la revista Cuore, en nombre de vaya usted a saber quien y bajo qué propósito, ha decidido desvelar la orientación sexual de la actriz, mostrándola en aguas menorquinas con su supuesta novia. Bajo el epígrafe “esta exclusiva sólo en Cuore” y con absurdos comentarios tipo “no hay nada más cómodo que pasar el día desnudo en la playa”, la revista dispara dónde más duele: en la vida privada de alguien que siempre se ha mantenido al margen de los chismorreos.

Obviando la evidente vulneración del derecho a la intimidad y la pasada por el forro de ética y moral de la revista, lo interesante del tema han sido las reacciones del entorno. Mientras algunos medios afirmaban que “Elena ya no se esconde” o “Elena confirma su homosexualidad” (¿CONFIRMAR? ¿Ella? ¿Acaso ha enviado un comunicado de prensa?), los tuiteros se enzarzaron en piropos y halagos hacia la bella actriz.

Durante años, reputados artistas y deportistas han escondido su homosexualidad por temor a que sus carreras profesionales se vieran perjudicadas. Sin embargo, hoy, y vista la simpatía que ha despertado Anaya en las redes sociales (Trending Topic en Twitter), tal vez la involuntaria transparencia de lo personal favorecerá en lo profesional. Que así sea.

Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, celebrities

Chinchetas en los ojos.

Si las faltas de ortografía se multaran, las arcas del Estado reventarían.

Una de las pegas las redes sociales es que ponen de manifiesto el nivel cultural de sus usuarios. La comunicación interpersonal de antaño se ha trasladado a los muros y perfiles públicos de Facebook y Twitter, las vidas se han despojado de privacidad y la escritura se ha convertido en el principal método de expresión. Teniendo en cuenta que escribir es más costoso que charlar, nunca antes había sido tan fácil quedar como un completo analfabeto.

La desidia por la expresión escrita de nuestros jóvenes anónimos, hijos de la cultura audiovisual y nietos de la inmediatez, nos desternilla, frustra y escandaliza. Sus Messengers y sus muros en Facebook son auténticos jeroglíficos imposibles de descifrar; coleccionan faltas de ortografía, prescinden de puntuación, muestran frases quilométricas y desconocen la existencia de esa pequeña astilla llamada tilde. Su dejadez está clara, pero ¿qué me dicen del nivel de escritura de las celebrities españolas?

Si se dan un garbeo por Twitter, se ruborizarán ante la calidad ortotipográfica de cantantes, deportistas y personajes televisivos. A grandes rasgos, observarán bochornosas confusiones entre haber vs. a ver, anarquía de ges y jotas, desconcierto con el verbo echar y un grave problema en el uso de los imperativos. Para Belén Esteban, Leticia Sabater y Guti las haches son invisibles; Bustamante no diferencia por qué de porque mientras Hecha de menos a su gente; la cantante Najwa Nimri poetiza con reYnos de furia; Sergio Ramos va coJiendo el ritmo; Dani Martín y Rafa Mora no saben usar los imperativos; y Elsa Anka es la Terminator de la RAE: escribe como una adolescente, ha vuelto a la etapa toi, suelta zetas delante de e (actriZes) y es muy espaVilada.

Leer los tuits de nuestros famosos es como ver un reality. Duelen a la vista, pero reafirman nuestra humilde existencia. Su necedad nos engrandece. Aún así, no estaría mal que este verano echasen (sin hache) un vistazo a los cuadernos Santillana de sus hijos y que en el próximo curso dejaran de clavarnos chinchetas en los ojos.

Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, celebrities, comunidad 2.0

Biografía de un adolescente.

Justin Bieber: dos años de carrera y ya es eterno.

Se llama Justin Bieber, tiene 17 años y es, según los rankings de la revista Forbes, el tercer personaje más influyente del mundo, por encima de U2 o Elton John y sólo superado por Lady Gaga y Oprah Winfrey. Cuenta con más de treinta millones de seguidores en Facebook y otros diez en Twitter. Cada opinión que emite implica un impacto incalculable en sus multitrillones de fans. Tiene documental 3D (Never Say Never), cómic y línea de esmaltes para uñas (colección “The One Less Lonely). Ha actuado en la Casa Blanca. Gana 300 millones de dólares por concierto. Shaquille O´Neal, Los Becks y el mismísimo Barack Obama han manifestado su simpatía por este pequeño Rey Midas. Bieber es a la industria musical, lo que Starbucks al café: una franquicia bien exprimida.   

A finales de enero, la editorial Libros Cúpula (Grupo Planeta), publicó “Justin Bieber. Mi historia. Primeros pasos hacia la eternidad”. El título ya es, por sí solo, de lo más revelador: la biografía autorizada de un adolescente con más autoestima que testosterona. El libro, que contiene lindezas como “si llego a hacer un diez por ciento de lo que hizo Michael Jackson por el mundo sabré que habré conseguido algo grande”, pinta ser un masaje aburrido a la figura de un pimpollo que creyóse Prince por aprender a tocar cuatro instrumentos.

¿De verdad toda vida merece ser contada? O, replanteo la pregunta: ¿la vida de un púber con apenas dos años de carrera dan para 240 páginas? A juzgar por las ventas del libro (best seller del sello según su web), diría que el fenómeno biebermanía podría ser digno de estudio en prestigiosas escuelas de marketing, pero, si hurgamos un poquillo, la cosa se queda en un bluf que no llega ni a niño prodigio.

Lo interesante de las biografías es la metamorfosis hacia la madurez (el de-niña-a-mujer). El clímax llega cuando el famoso en cuestión consigue desintoxicarse de las drogas duras tras una alocada adolescencia consecuencia de una infancia atormentada por un padre proxeneta y una madre alcohólica. Pero éste no es el caso del tierno cantante canadiense, cuya cristiana madre colgaba en YouTube las actuaciones caseras de su soon-to-be-discovered hijito.

La biografía de Bieber tendrá más gancho dentro de cinco-diez años, cuando la estrella se estrelle (porque, evidentemente, se estrellará). Entonces será ameno leer cómo cayó en el olvido a lo Macaulay, pilló anorexia en plan Olsen, enderezó su vida tipo Drew, se volvió a perder a lo LiLo, se bebió los restos de Kristen Dunst, regaló grotescos capítulos de inestabilidad emocional estilo Brit, se reinventó cuál Timberlake, recayó como Winehouse, se despechugó  a lo Miley Cyrus y salió del armario siguiendo la estela de “Yo” Ricky Martin.

A pesar de todo, si los pasos hacia la eternidad de Justin Bieber sirven para que millones de adolescentes se aficionen a la lectura, bienvenidos sean (pero no vale mirar sólo las fotos).

1 comentario

Archivado bajo celebrities, libros

Indignación, una palabra demasiado heterogénea.

Los mossos a punto de hacer alarde de sus buenas maneras. Se vaaver un follóng...

Hace un par de semanas, el fenómeno #15M despertó mi curiosidad en Twitter. Algo excepcional se estaba cociendo red mediante. De forma pseudo-espontánea, gentes de Madrid se amontonaban en la Puerta del Sol con un leit motiv común: manifestar su malestar hacia las clases políticas -todas- que juegan a gobernar nuestro maltratado país. En poco menos de 48h, la revolución microbloggera tomó forma de acampada popular en las principales plazas españolas. El gusanillo de presenciar un Mayo del 68 me embriagó.

Presa por el romanticismo revolucionario, entusiasmada con la idea de que, en nuestra cantera, hay alternativas a los ni-nis, y empujada por un impulso periodístico (AKA cotilla), el viernes pre-electoral bajé -pancarta incluida- a Plaça Catalunya para unirme a la causa. Miré, me paseé, emití sonrisas cómplices a los activistas y me fui a casa con un convincente porte idealista.

Al día siguiente, a 24h de las elecciones y aún borracha de insurrección, volví a la #spanishrevolution. Pero a los pocos minutos de llegar, empecé a sentirme fuera de lugar. La plaza se había llenado de oportunistas. El movimiento se había desvirtuado. Demasiado heterogéneo. Entre tanto indignado ya no había alma común. Todo eran Antones Piruleros, cada cual a su juego. El escenario de la rebelión me pareció una dolorosa resaca: la acampada brutejava, los superdemócratas se habían convertido en unos gorrones, las consignas ya no tenían sentido y la imagen internacional del país se había degradado (¿más!). Y entonces me dije: “vols fer el favor de tornar a la feina?!”.

Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, política

Concejales en el buzón.

Candidatos, ¡sonrían al pajaríto!

Las campañas electorales son como las rebajas de enero; tanto los políticos como los comerciantes olvidan lo mucho que te han ninguneado durante la temporada alta y, de pronto, se desviven por ti. Te necesitan para sobrevivir y harán lo que sea por llamar tu atención: anunciarse en radio y televisión, empapelar la ciudad, regalar gadgets inútiles y hasta besar bebés o acariciar perritos si lo exige el guión. En el festival del todo-por-tu-voto, el político se transforma en un exnovio insistente del que no consigues librarte. Omnipresente, pesado y empalagoso. Imposible ignorarle.

Esta semana no me quito de encima a Jordi, Xavier, Alberto, Ricard y Jordi 2. Me sonríen desde las marquesinas; me persuaden desde la tele; vociferan en la radio; prodigan simpatía por Twitter; y se cuelan por la cara en mi casa a través del buzón. Desde que la bella tradición epistolar cayera en desuso (¿quién rompió la cadena de las cartas con la peseta?), a una le aflora cierto romanticismo cuando encuentra el buzón inundado de cartas. Por desgracia, los remitentes que acompañan al habitual Sr.Endesa son el Sr.Hereu, Sr.Trias, Sr.Fernández Díaz, Sr.Gomà y Sr.Portabella. Ningún Romeo, qué pena.

Las diferencias presupuestarias saltan a la vista. A Hereu y a Trias les sobran los dineros: envían díptico ¡y carta! Los demás cuentan con budgets más moderados y han tenido que elegir entre una cosa u otra. Portabella me da un poco de penita, lo suyo no llega ni a díptico y encima ha tenido que retratarse con el mediático Laporta (a quien tanto le da Generalitat como Ajuntament, lo importante es estar en Plaça Sant Jaume).

Me sorprende que los verdes usen un papel suave, limpio y fresco; con todos mis respetos por el Sr.Gomà (cuya existencia desconocía, perdonen la ignorancia), por mucho que pongan “mixt paper” me esperaba más de ellos, no sé… como mínimo algo más rugoso y amarillento.

La camiseta Aloha Hawai de la Sra.Hereu me deslumbra mientras advierto cierto rejuvenecimiento entre todos los candidatos. Parece que hayan viajado por el túnel del tiempo, sobre todo los discípulos de Aznar. Al estilista de Rajoy se le ha ido la mano con el Farmatint y Sánchez Camacho parece una concursante de Cambio Radical. Entonces me doy cuenta de que las fotos de los panfletos y sus eslogans son tan llamativos que uno no se molesta en leer las propuestas de cada partido. Y ahora, si me disculpan, les dejo, que tengo mucho papel que reciclar.

1 comentario

Archivado bajo actualidad, política

El incipiente declive de Twitter.

Hecho: la moda pasa de moda cuando se pone de moda. Siempre ocurre lo mismo: cuando una tendencia se masifica, pierde su esencia y se desvirtúa. Los que tildaron de payasos a los primeros que se calzaron unas Gazzele, acabaron mimetizándose con las tres rayas de Adidas. La música indie perdió sentido cuando los festivales se convirtieron en Llorets de Mar. Y la obra de Klimt tornó fea cuando sucumbió a la producción de posters en serie. La masificación es el cáncer de médula de toda tendencia que se precie. Ocurre con la moda, la música, el arte, las tribus urbanas y hasta con las zonas de veraneo.

El fenómeno de las redes sociales, en tanto que movimiento sociológico, no iba a ser menos. En la red todo va tan rápido que, mientras unos todavía se preguntan “¿Pero qué pasa? ¿Qué invento es esto?”, otros ya divisan el declive del microblogging. En un tiempo récord (cuestión de meses), Twitter se ha contagiado del peor se los males: la voxpopulización. Lo que al principio resultaba gracioso, ahora es el campo de batalla de la vulgaridad. Demasiada gente; demasiados insultos.

Los más perjudicados son los famosos. De la noche a la mañana se han visto importunados por miles de usuarios que, amparados por un alias, se desahogan de lo lindo con sucios improperios (¡hay que ver la cantidad de palabrotas que caben en 140 caracteres!). Algunos lo llevan bien, como Manu Tenorio, que sorprendió a sus ultrajadores reaccionando con humor ante las descalificaciones que causó su inesperado nuevo look (touché!). Otros, en cambio, son más sensibles a la crítica o, simplemente, están hasta las narices de aguantar provocaciones. Últimamente hemos visto a bastantes famosos militar en la liga de los enojados; como Jordi González, por ejemplo, que espetó un impactante “Telebasura tu puta madre, guapa” a una follower. Luego pidió disculpas.

Twitter se ha masificado de tal manera que, de la libertad de expresión hemos pasado a la anarquía del insulto. Y yo ya no sé si follow o unfollow ¿?…

En la foto:
Reacciones variopintas ante los insultos del pueblo llano. De arriba abajo:
González opta por el recordatorio familiar.
Manu Tenorio se lo toma con humor.
Risto disfruta.
El periodista Nacho Escolar retuitea los innumerables descalificativos que recibe.
Y Guti… Guti… Bueno, digamos que Guti se lanza a la prosa.



Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, celebrities, comunidad 2.0

Peñafieles por un día.

¡Que se besen! ¡Que se besen!

Con permiso de Karl Marx, el opio del pueblo ya no es la religión, sino los grandes acontecimientos. Y, al parecer, esta semana andamos de lo más sedados. Si el miércoles los porqués de José Mourihno monopolizaban nuestra ira, hoy ha sido la #RoyalWedding de Prince William of Wales & Miss Catherine Middleton lo que ha anestesiado a 2.000 millones de personas (que no son pocas). Enganchados al televisor e Internet, durante unas horas hemos olvidado nuestras frustraciones cotidianas y nos hemos recreado haciendo de espontáneos locutores expertos en la materia.

Desde primera hora de la mañana, Twitter se ha colapsado de comentaristas reales. Los había de todo tipo. Técnicos en protocolo señalaban la vulgaridad de las furgonetas estilo Alsina Graells que trasladaban a las familias reales. Los republicanos calculaban el presupuesto nupcial. Los jardineros se preguntaban cómo han germinado árboles dentro de una iglesia. Entendidos estilistas encontraban parecidos razonables entre el Alexander McQueen de Catarina y el Corte Inglés de Belén Esteban. Fans de los Grimaldi reclamaban la presencia Ducruet y Hannover. Alcohólicos anónimos se solidarizaban con la resaca del Príncipe Enrique. Peñafielistas rajaban a Doña Letizia. Los malroyeros buscaban a Mohamed Al-Fayed entre los invitados. Los salidos fantaseaban con Pippa Middleton. Y una tal Elisabeth Windsor @Queen_UK nos informaba sobre el estado del banquete: “Gin cocktails and cheese straws all round”.

Hoy, los colaboradores de AR, Susana Griso, Mariló Montero, Marta Fernández, Curri Valenzuela y Josep Cuní han tenido durísimos competidores. Hoy, los tertulianos anónimos, con sus agudísimos aguijones, han ganado la batalla a los anodinos “periodistas” que desfilaban por los platós soltando comentarios de lo más insípidos. Hoy, todos hemos sido entrenadores.

Estoy ansiosa por seguir el bodorrio de Alberto de Mónaco y Charlene Wittstock del próximo 3 de julio...

2 comentarios

Archivado bajo actualidad, celebrities, comunidad 2.0, realeza, televisión

Shakira, ¿a tu edad?

Shakira-en-Mestalla_Final_Copa_del_Rey

Shaky lanzando besitos amorosos desde el palco de Mestalla. Pero mujer, ¿QUÉ HACES?

La final de la Copa del Rey nos ha dejado dos momentos que, esperamos, nuestra memoria selectiva relegue pronto al olvido. Uno fue la australopitheca actuación de ese Sergio Ramos embriagado de júbilo, que culminó con el rudo arrojamiento del trofeo desde lo alto del autobús. El otro, de los productores de #sufrocomogeno, las tormentosas muecas de la cantante colombiana Shakira (AKA Sra. De Piqué), comportándose como una grupie desde las gradas de Mestalla.

Me dirán que así opera el amor, que la mujer está loca loca loca por los huesitos de su novio y que viva el romanticismo. Y yo les contesto: señores, por Dios, ¡hay una edad para cada cosa! Dejemos los arrumacos públicos, los lengüetazos, las mordeduras de uñas, los vaporosos suspiros de Julieta y el intercambio de miradas de corderito degollado para las adolescentes. Ir por la vida colgando fotos de “su sol” en Twitter con 34 tacos es tan bochornoso como vestirse de Ana García Obregón a los sesenta… Shak, toma nota de Eva Longoria: pasada la treintena, al estadio una va con la revista y la lima de uñas.

Lo que empezó como un romance natural, inocente, algo sencillo, entre Gerard Piqué y Shakira se ha convertido en pocas semanas en un huracán de críticas que rozan la mofa. El agobiante acoso de la prensa (con su desproporcionada atención al #piquetón –¡hasta la prensa generalista se hizo eco!-) tiene algo de culpa pero, por otro lado, la exhibición pública de tanto amor por parte de la colombiana agravia la animadversión que está generando la pareja. A Piqué le salió el tiro por la culta. Concentrado-en-concentrarse en el terreno de juego y obstinado por normalizar su relación, el futbolista no ha reparado en que la eclosión de amor público que hace su famosísima novia provoca el efecto contrario.

¿Le tirará las braguitas esta noche desde el palco del Bernabeu?…

Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, celebrities, fútbol

Gerard Piqué, gente corriente.

foto-pique-shakira

"Aqui teneis la foto celebrando el cumple!!" @3gerardpique dixit via Twitter. Gente corriente.

Lo que acaba de hacer Gerard Piqué se merece un aplauso al son de “¡bravo! ¡bravíííísimo!”, una ola, una mascletà, un pilar de 8 amb folre i manilles y un eufórico “Moc, moc!“. El comportamiento del defensa azulgrana ha sido un ejemplo de “normalidad” para todos los divos y divinas adictos a las exclusivas, así como una sonora colleja a los usureros del papel couché.

A medida que los rumores de su cada vez más verosímil romance con la cantante colombiana Shakira aumentaban, también lo hacía la tasación de las imágenes que confirmaran dicha relación. La semana pasada la foto ya se cotizaba a 150.000€ (25M de pesetas para los que seguimos contando con los dedos). El valor de ésta variaba, no obstante, según la calidad de la imagen (rostros más o menos reconocibles), el nivel de melosidad de los tortolitos (a mayor pegajosidad, mayor remuneración) y el comprador (una revista con ediciones internacionales como la reluciente ¡HOLA! podría llegar a pagar 300.000€).  Por semejante cuantía, hasta los amigos y compañeros del futbolista bromeaban con fotografiarles ellos mismos y sacar una buena tajada del asunto. Pero no lo hicieron.

Esta noche el propio Piqué, con toda la naturalidad del mundo, ha colgado en Facebook la codiciada foto. Francamente, la imagen es de lo más anti-glamurosa del mundo, tipo foto de verbena, llena de extras (Carles Puyol, Malena Costa, Bea Matallana…), pantys picardía, bijoux, tachuelas, polipiel, baja calidad fotográfica y cero frenesí carnal. Pero ahí está, disponible para todo el mundo, a cero eurillos y con más de 2.600 comentarios sin censura.

Con ella, Gerard Piqué frustra cualquier posible exclusiva a los paparazzi, vampiros y buscavidas. Además, involuntariamente, confirma que es un chaval de lo más normal, que va caminando por la vida muy bien asesorado y que cuenta con buenos amigos.

Sólo queda decirles a los arrogantes Bardelinos (Penélope Cruz & Javier Bardem), que, si tanto desean ser tratados como common people, que n’aprenguin!

Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, celebrities, comunidad 2.0, fútbol

Bullying a los twitteros famosos.

david-bisbal-twitter-egipto

La sentencia que le sentenció.

Resulta que a David Bisbal, el ingenuo chico del “in-creíble”, se le ocurrió colgar una frase en su Twitter a favor o en contra de no se sabe muy bien el qué. O quería defender el turismo como fuente de ingresos de Egipto, o es un apasionado de las Pirámides de Guiza, o tal vez deseaba el fin de la revuelta egipcia. Vete tú a saber cuál era la intención de, cito textualmente, “Nunca se han visto las piramides de egipto tan poco transitadas, ojala que pronto se acabe la revuelta”.

El caso es que, en cuestión de nanosegundos, explotó ¡La Gran Hoguera de las Vanidades! Ayer, de pronto, Twitter se colmó de eruditos que se regocijaban de la ignorancia del almeriense; todo el mundo sabía mucho sobre la situación que está viviendo Egipto y sobre geografía y turismo en general. Surgieron sabios y doctorados por doquier, ¡gente cultísima! Colocaron a Bisbal en el centro de la diana y disfrutaron disparando dardos envenenados contra el hazmerreír del día. Amparados por el grupito #turismobisbal (porque solos no somos nadie y, en cambio, con un hashtag compartido nos convertimos en los más ingeniosos de la red) y desde el cómodo anonimato de un alias, empezó un brutal ataque hacia el pobre chaval que, sinceramente, muchas luces no tendrá, pero maldad tampoco.

No lo neguemos, ¡resulta tan tentador cebarse con los famosotes en la red! Podemos maltratarlos y satisfacer esa necesidad imperiosa de destruir a los demás para sentirnos mejor con nosotros mismos (sobre todo si los demás son ricos, guapos y famosos). El 2.0 nos brinda una oportunidad única para conocer a las celebrities têt à têt, sin intermediarios, sin representantes, sin terceras personas que filtren qué (¡y cómo!) escriben, a favor de quién se postulan o qué bobadas sueltan. Twitter se ha convertido en una pesadilla para los publicistas de los famosos (¡ardua labor de limpieza de imagen les ha caído encima!). Para los internautas, en cambio, ha devenido una forma practicar bullying sin piedad. Lo curioso es que, mientras los versados acosadores se ríen de la necedad del famoso en cuestión, no se percatan de que el primer paso de la ignorancia es presumir de saber (Baltasar Gracián dixit). Analicen, sino, los cultísimos twitts diarios de todos estos  hostigadores que se las dan de lumbreras…

1 comentario

Archivado bajo actualidad, celebrities, comunidad 2.0

Gerard Piqué 2.0

Los fisgones estamos de enhorabuena. Desde que Gerard Piqué se incorporó a Twitter (hace 10 días), 76.000 followers disfrutamos de las chácharas de portería en abierto que el atractivo defensa azulgrana se monta con sus amiguetes Cesc Fàbregas y Carles Puyol. Los twitts que intercambia esta peculiar Trinca (algunos muy chinchetas), muestran con total espontaneidad el buen-rollito-pandereta que tienen entre ellos. @3gerardpique, @Carles5puyol y @cesc4official nos brindan la oportunidad de vivir la verdadera experiencia del gran hermano orwelliano (con perdón de Mercedes Milá y sus experimentos psicológicos con ordinarias ratas poligoneras).

Mientras Freixenet gasta sus multimillones en una doradísima Shakira y El Corte Inglés nos da permiso para empezar a celebrar la Navidad, los tres futbolistas promocionan las fiestas montando sus respectivos abetos caseros. Rozando “¿Quién Vive Ahí?”, nos han mostrado –muy orgullosos- sus árboles de Navidad a través de Twitter. El primero en colgar la foto fue Carles Puyol, quien confesó que la artífice de tan barroca obra había sido su novia Malena Costa (el acaramelado toque púrpura de la déco no deja duda de la mano femenina de su ¿soon-to-be-wife?). Cesc Fàbregas fue el siguiente (otro árbol de plástico cuyo mayor distintivo es el petit tió que el capitán del Arsenal y su novia Carla pusieron bajo el abeto -¿añoranza de la terra, tal vez?-). Y llegó el turno de Geri Piqué, para quien esto de decorar el árbol resultó más complicado que jugar ante 90.000 personas… “Después de ver vuestros árboles, reconozco que ahora mismo el mío no está a la altura..!” y “Me da vergüenza! Las bolas pesan demasiado y las ramas no están rectas… más bien están dobladas!“ twitteó.

Tras la presión popular, la intervención del periódico El Mundo Deportivo (¿visionario u oportunista?) y el colapse del hashtag #arbolpiqué (trending topic en España), finalmente el azulgrana ha mostrado la foto de su solitario árbol que, aparte de ser el único abeto natural, es, además, el más elegante y menos recargado (no acabo de entender el gap entre la punta y la copa del abeto, pero eso ya son minucias…).

Durante unas horas, los aficionados al maruejo hemos disfrutado alabando y criticando las habilidades decorativas de estos tres futbolistas que han compartido con naturalidad (sin beneficios, ni intereses) una pequeña parte de su intimidad. Sólo esperamos que el ultracorrectísimo y pluscuamperfecto Josep Guardiola no censure estos momentos tan auténticos de sus chicos que, lejos de distraerles de sus deberes futbolísticos, les humanizan y acercan a sus followers. Ahora sólo cabe preguntarse ¿tendremos #pessebrepiqué?

#árbolpuyol, #árbolcesc & #árbolpiqué

#árbolpuyol, #árbolcesc & #árbolpiqué

 

Deja un comentario

Archivado bajo celebrities, comunidad 2.0, fútbol