Archivo de la etiqueta: Naomi Campbell

¡Brava, Cayetana!

Ella es la modernidad.

“Porque la más moderna, en el fondo, soy yo”. No, no es Lady Gaga. Es Cayetana Fitz-James Stuart, categórica y natural ante los micrófonos de Gente (TVE). Es la Duquesa de Alba. La misma que ostenta la cifra récord de 46 títulos nobiliarios. La misma que posee un patrimonio personal estimado en 1.000 millones de euros. La misma que a los ochenta y cinco años contraerá matrimonio en terceras nupcias con el funcionario Alfonso Díez Carabantes el próximo 5 de octubre.

Razón no le falta: ella es la más moderna, en el fondo y en la forma. Ninguno de los estilismos imposibles de la Gaga supera, ni de lejos, la transgresión de esta octogenaria mujer que siempre ha hecho lo que le ha venido en gana, le pese a quien le pese. Ella es el claro ejemplo de que la modernidad no consiste en pasearse por los puestos disfrazada de filete de carne, sino que, hoy en día, lo verdaderamente revolucionario es ser uno mismo, tengas la edad que tengas. Ser moderno es una cuestión de actitud, estilo, personalidad, carácter, modus vivendi; es ser honesto con uno mismo y tenerlos bien cuadrados.

Muchos criticarán esta “repentina” boda, pero lo cierto es que de fortuita no tiene nada. Ella tenía claro que, tarde o temprano, iba a hacerlo. Así que resulta curioso que planeen tantas dudas sobre este matrimonio teniendo en cuenta que la herencia ya está repartida, que en sus antiguos matrimonios ha regentado el amor y que jamás se ha divorciado (siempre ha enviudado, a diferencia de los fracasos conyugales de sus hijos). A juzgar por la vitalidad de esta entrañable mujer, ¿por qué no iba alguien a enamorarse de ella? Y no me remitan a cuestiones físicas, porque más desagradable es acostarse con un playboy sesentón del calibre de Flavio Briatore y nadie dice nada de Naomi Campbell, Heidi Klum, Adriana Volpe y Elisabetta Gregoraci

Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, celebrities, realeza

Lágrimas reales.

¡Habráse visto novio más enamorado! Menudo malrollito... ¿Tú no llorarías?

Cuando se estrenó Una Proposición Indecente (1993), Danny DeVito dijo “cualquier persona aceptaría un millón de dólares por pasar una noche con Robert Redford. La cuestión es si lo aceptarían por pasarla conmigo”. Algo parecido ha ocurrido en el Principado de Mónaco, aquél que fuera tan chic en tiempos de Grace & Rainiero y en el que hoy regenta la mofa. Ante la propuesta de convertirse en princesa, heredar el trono de los Grimaldi, presidir el Baile de la Rosa, asistir al Grand Prix de F1 y, en general, dejar de trabajar y dedicarse a curar el sida, cualquier chica se lanzaría a los brazos de un príncipe. La cuestión es si lo harían en los de Alberto II.

Después de picotear por las flores de Claudia Schiffer, Brooke Shields, Naomi Campbell, Sharon Stone y hasta quien sabe si Anita Obregón, a sus lozanos 53 años el Príncipe Alberto ha elegido –presuntamente- a Charlene Wittstock para contraer matrimonio. La puesta en escena ha sido pluscuamperfecta: vestido blanquísimo de Armani ella; traje blanco Love Boat él; invitados de copete; recorrido en Lexus descapotable; carísimos fuegos artificiales; tarta nupcial a lo Torres Petronas; baile con mirror dance floor; y más aires de Caesars Palace que de Abadía de Westminster. Pero el comité de fiestas olvidó lo más importante: encargar una novia feliz.

La posible fuga de Charlene horas antes de la boda, las supuestas multipaternidades de él o el contrato prenupcial que la obliga a permanecer como mínimo cinco años casada con Alberto y darle un heredero son meros rumores que apenas empeoran una evidencia: la de que éste es un matrimonio acordado. Ni siquiera los novios pueden disimular su falta de complicidad. O ¿algún ingenuo cree que las lágrimas de Charlene en la Capilla de Santa Devota corresponden a un sentimiento de felicidad?

Esta boda era exactamente lo que necesitaba Mónaco: un chute de glamur para perpetuar la vidorra de Carolina, Alberto, Estefanía y todos sus eruditos secuaces. Lamentablemente, todo apunta a que este triste matrimonio de postal acabará en desdicha para ambos contrayentes y con toda probabilidad creará una nueva Lady Diana Spencer. Esperemos que el cuento de hadas de la Sirena Dorada acabe mejor.

Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, celebrities, realeza