Archivo de la etiqueta: Heidi Klum

Crisis en el firmamento.

La Bella y la Bestia en tiempos felices.

Todo empezó con la quiebra de Lehman Brothers Holdings Inc. Después, efecto mariposa: la caída del Euro, cinco millones de parados en España, recortes sociales y la separación de Ashton Kutcher y Demi Moore. Y es que esta crisis es devastadora: nos afecta a todos. Unos la sufren en el bolsillo, otros en el corazón. El hecho es que, en cualquiera de sus modalidades, todos la padecemos.
Esta semana, el universo femenino –el de Cosmo y Manolos– ha entrado en barrena con la publicación de la separación de Heidi Klum y Seal. La top model y el cantante han puesto fin a siete años de aparente matrimonio ejemplar, un montón de embarazos bien llevados, mucha afición por los disfraces y constantes renovaciones de votos nupciales. A juzgar por el tono de desolación de los tuits de sus fans, existen, en pleno siglo XXI, miles de devotas del “hasta que la muerte nos separe”, ignorantes, aún, de que los príncipes azules no existen (¡díganselo a nuestras borbonas Infantas!).
El comunicado de Heidi y Seal coincide con los primeros efectos de la separación de Ashton y Demi, cuyo drama no ha hecho más que empezar. La escultural actriz, que encandiló a millones de adolescentes años atrás esculpiendo figuritas de barro al son de unchained melody, acaba ser hospitalizada por una descomunal ingesta de pastillas (se supone que accidental). Otro cese temporal de la convivencia que está al caer es el de Jonnhy Depp y Vanesa Paradis y, quien sabe, si, definitivamente, el de los Brangelinos. Se augura un 2012 lleno de shocks. Esperemos que el matrimonio Beckham, siempre tan mimetizado y unilateral, no se contagie de esta “crisis de las estrellas”.

Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, celebrities

¡Brava, Cayetana!

Ella es la modernidad.

“Porque la más moderna, en el fondo, soy yo”. No, no es Lady Gaga. Es Cayetana Fitz-James Stuart, categórica y natural ante los micrófonos de Gente (TVE). Es la Duquesa de Alba. La misma que ostenta la cifra récord de 46 títulos nobiliarios. La misma que posee un patrimonio personal estimado en 1.000 millones de euros. La misma que a los ochenta y cinco años contraerá matrimonio en terceras nupcias con el funcionario Alfonso Díez Carabantes el próximo 5 de octubre.

Razón no le falta: ella es la más moderna, en el fondo y en la forma. Ninguno de los estilismos imposibles de la Gaga supera, ni de lejos, la transgresión de esta octogenaria mujer que siempre ha hecho lo que le ha venido en gana, le pese a quien le pese. Ella es el claro ejemplo de que la modernidad no consiste en pasearse por los puestos disfrazada de filete de carne, sino que, hoy en día, lo verdaderamente revolucionario es ser uno mismo, tengas la edad que tengas. Ser moderno es una cuestión de actitud, estilo, personalidad, carácter, modus vivendi; es ser honesto con uno mismo y tenerlos bien cuadrados.

Muchos criticarán esta “repentina” boda, pero lo cierto es que de fortuita no tiene nada. Ella tenía claro que, tarde o temprano, iba a hacerlo. Así que resulta curioso que planeen tantas dudas sobre este matrimonio teniendo en cuenta que la herencia ya está repartida, que en sus antiguos matrimonios ha regentado el amor y que jamás se ha divorciado (siempre ha enviudado, a diferencia de los fracasos conyugales de sus hijos). A juzgar por la vitalidad de esta entrañable mujer, ¿por qué no iba alguien a enamorarse de ella? Y no me remitan a cuestiones físicas, porque más desagradable es acostarse con un playboy sesentón del calibre de Flavio Briatore y nadie dice nada de Naomi Campbell, Heidi Klum, Adriana Volpe y Elisabetta Gregoraci

Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, celebrities, realeza

Rapiditos, que hay prisa.

Y los padres bienestantes de Gerard, ¿qué pensarán de esta exhibición tan hortera?

Ahora que está tan de moda indignarse, déjenme que exhiba una pancarta de enojo por la falta de respeto de los jugadores del Barça hacia la afición culé. ¿Habrase visto celebración más descafeinada! La rúa fue demasiado sobria; los fuegos artificiales a plena luz del día, un despilfarro; la sardana, un corro de la patata; y los anhelados parlamentos, un auténtico fraude. Hablaron pocos y rápido (ni siquiera hubo mención a los campeones de handbol). Staff y jugadores no tuvieron misericordia con las miles de personas que aguardaron más de tres horas su llegada al Camp Nou. Una de dos: o estamos ante un exceso de títulos y las celebraciones les resultan cansinas, o tenían mucha prisa para fugarse a remover las nalgas con Shakira.

La cantante colombiana también fue una desconsiderada con sus seguidores, pues retrasó el inicio del concierto una hora y media de reloj esperando la llegada de los jugadores. Seguro que la demora les pareció graciosísima a sus fans pericos y merengues y a los miles de padres-acompañantes que los lunes trabajan pronto. Al salir al escenario, Shak no esbozó ni un gesto de disculpa ante sus fans, que, cansados de tanto retraso chorra, habían entonado algunos “fuera fuera” y “pur qués” mourinheros. Y aún hay más: a la señora Piqué  le pareció acertado invitar a subir al escenario a su novio y compañeros. En una escena propia de animadora de Costa Cruceros, Shakira enseñó a remover los glúteos a Xavi, Villa, Pedrito, Busquets, Bojan y, por supuesto, a Su Sol.

Lo de Piqué y Shakira se les ha ido de las manos. Una cosa es hacer con su vida amorosa tanto circo como les plazca; y la otra, faltar al respeto a sus fans. No me malinterpreten: ¡adoro las locuras por amor de las celebrities! Me entusiasman las polibodas de Heidi y Seal, los tatoos de Melanie loves Antonio y la mimetización de David y Victoria. Se trata, no obstante, de excentricidades en pareja que no implican a nadie. Las ñoñerías de Piqué y Shakira, que sí trascienden al entorno profesional,  huelen más a John, Yoko y la disolución de los Beatles.

Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, celebrities, fútbol