Archivo de la etiqueta: Guti

Amores 2.0

Desde la ruptura de Demi Moore y Ashton Kutcher, Twitter se ha quedado huérfano de matrimoniadas. Ellos fueron los pioneros en hacer del microbloggin’ un escaparate marital. A través de 140 caracteres exhibieron día a día su aparente relación idílica, llena de guiños en clave, fotos perfectamente espontáneas, y un sinfín de constantes muestras de amor (en realidad, no demasiado correspondido). Su separación es algo más que un costoso divorcio made in Hollywood. Es el fin de la era de los toy-boys y la muerte del Amor 2.0.

@mrskutcher y @aplusk inauguraron esta nueva modalidad de relación conyugal cuya estela ahora todos pretenden seguir (con mucha pena y poca gloria, sea dicho). Entre los más activos destacan los universales Shakira y Piqué, que oficializaron su relación vía tuit (“Les presento a mi sol. Shak”) y morirá, ténganlo por sentado, en el mismo canal, a lo Longoria (“It is with great sadness that after seven years together, Tony and I have decided to divorce”).

En la liga nacional, el nivel de pseudo-estrellas que compiten por tomar el relevo 2.0 de Demi&Ashton son lo que los Gutierrez de Benito a los Beckham: lamentables wanna-be’s de tercera regional. Kiko Rivera y Jessica Bueno, Silvia Casas y Manu Tenorio o Helen Lindes y Rudy Fernández, son algunas de las parejas autóctonas que se tuitean mensajes de enamoramiento llenos de buenas intenciones, pero de nulo interés mediático.

Sin embargo, sí existe una pareja hollywoodiense que merece un follow inminente. De hecho, existe desde hace mucho, mucho tiempo (tal vez desde los tiempos en que Demi era Moore). Los verdaderos maestros del amor 2.0 son Tori Spelling y Dean McDermott. Ellos son los más auténticos, genuinos y naturales. Exportan su vida cotidiana a la red sin aranceles. Viven el amor virtual tan frenéticamente que hasta olvidan revisar sus tuits. Vean, sino, la foto que se le coló a Dean en la que aparece su hijo haciendo monerías en primer plano y, en segundo plano, los enormes senos lactantes de la inolvidable intérprete de Donna Martin. #FF @torianddean & @Deanracer

¡Queremos YA un reality en casa de los McDermott-Spelling!

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, celebrities, comunidad 2.0

Las elegancias de Puyol.

Puyol color block.

El pack tatuaje étnico + deportivo desmesurado + novia recauchutada corrobora que el gremio futbolístico no goza, en general, de lo que se entiende como “gusto refinado”. Sin embargo, la elegancia de los futbolistas debe demostrarse en el jogo bonito y no en las pasarelas; así que, mientras tengan claro qué camiseta calzarse al saltar al terreno de juego, poco importan los trapitos que vistan fuera de él. ¿O sí importa? Veamos el caso de Carles Puyol

Es estupendo que el noi de La Pobla esté concentrado en lo que le toca: jugar al futbol. Celebro que no esté por tonterías de pelitos monos y mechitas rubias; que le importe un rábano el último grito en rosarios de diamantes (special soccer edition) o anillacos de obispo; que se pasee por las playas de Ibiza hecho un Tarzán con su Jane Malena y Cheetah Queca; que salte al campo con una máscara de Hannibal Lecter o que reciba a SM la Reina Doña Sofía en toalla y musculamen al aire. Su completo desinterés por las tonterías triviales es admirable, pero lo de pasearse en bermudas por el sorteo de la Champions League en el exclusivo Foro Grimaldi del Principado de Mónaco ya es pasarse… Él, natural como la vida misma, dice que con el polo fosforito del Barça se siente de lo más cómodo.

En un mundo superficial como el nuestro, la sencillez de Puyol resulta tan impactante, como desconcertante. No es necesario que se disfrace de Beckham (véase ese ridículo arlequín llamado Guti), pero unas nociones de protocolo no le irían mal. Y, en vista de los festejos que se avecinan una temporada más, sería menester del club diseñar un “uniforme-de-galas” para el capitán blaugrana. Algo básico, informal pero correcto, que evite que Puyi se pasee por las ceremonias en plan casual friday.

Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, celebrities, fútbol

Chinchetas en los ojos.

Si las faltas de ortografía se multaran, las arcas del Estado reventarían.

Una de las pegas las redes sociales es que ponen de manifiesto el nivel cultural de sus usuarios. La comunicación interpersonal de antaño se ha trasladado a los muros y perfiles públicos de Facebook y Twitter, las vidas se han despojado de privacidad y la escritura se ha convertido en el principal método de expresión. Teniendo en cuenta que escribir es más costoso que charlar, nunca antes había sido tan fácil quedar como un completo analfabeto.

La desidia por la expresión escrita de nuestros jóvenes anónimos, hijos de la cultura audiovisual y nietos de la inmediatez, nos desternilla, frustra y escandaliza. Sus Messengers y sus muros en Facebook son auténticos jeroglíficos imposibles de descifrar; coleccionan faltas de ortografía, prescinden de puntuación, muestran frases quilométricas y desconocen la existencia de esa pequeña astilla llamada tilde. Su dejadez está clara, pero ¿qué me dicen del nivel de escritura de las celebrities españolas?

Si se dan un garbeo por Twitter, se ruborizarán ante la calidad ortotipográfica de cantantes, deportistas y personajes televisivos. A grandes rasgos, observarán bochornosas confusiones entre haber vs. a ver, anarquía de ges y jotas, desconcierto con el verbo echar y un grave problema en el uso de los imperativos. Para Belén Esteban, Leticia Sabater y Guti las haches son invisibles; Bustamante no diferencia por qué de porque mientras Hecha de menos a su gente; la cantante Najwa Nimri poetiza con reYnos de furia; Sergio Ramos va coJiendo el ritmo; Dani Martín y Rafa Mora no saben usar los imperativos; y Elsa Anka es la Terminator de la RAE: escribe como una adolescente, ha vuelto a la etapa toi, suelta zetas delante de e (actriZes) y es muy espaVilada.

Leer los tuits de nuestros famosos es como ver un reality. Duelen a la vista, pero reafirman nuestra humilde existencia. Su necedad nos engrandece. Aún así, no estaría mal que este verano echasen (sin hache) un vistazo a los cuadernos Santillana de sus hijos y que en el próximo curso dejaran de clavarnos chinchetas en los ojos.

Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, celebrities, comunidad 2.0

Un país de mirones.

A Julio Cortázar también le gustaba mirar.

Mucho se ha dicho sobre los blogs, su influencia en la opinión pública, su fuerza mediática y bla bla bla.  De hecho, se ha dicho tanto, que algunos bloggers ya se creen más célebres que las propias celebrities. Sus diarios de a bordo son escaparates donde nos cuentan cómo visten, qué leen, dónde comen o qué opinan. Lo interesante, no obstante, no es lo que explican ellos, sino el ADN que dejan sus seguidores en el rastreo por la red.

Las estadísticas de los backoffices ofrecen curiosas radiografías de los internautas, ¡siempre tan invisibles!… El registro de las palabras clave que los usuarios escriben en el buscador y que les conducen casi por casualidad a una u otra bitácora son un universo de conocimiento para antropólogos y cotillas.

Cada día me impacta más lo que encuentro por aquí detrás. Dejando de lado el nombre del blog y derivados, los usufructuarios llegan a esta website a través de unas cochinadas inimaginables. Las palabras “voayeur” y “exhibicionista” (que aparecían en el post del 27.01.11 sobre el comportamiento de la gente en Facebook) lideran, de largo, muuuuy de largo, la lista de las más populares. Otra muy frecuente es “Sara Carbonero” que, gracias a su mamoplastia del post Los complejos de Sara (del 1.12.10) alcanza el top of the pops. La señora Casillas genera una audiencia titánica mediante las múltiples combinaciones de “sara+carbonero+vestido+rojo+mundial”.

Los vocablos “Facebook amigos” también aportan numerosas visitas, así como los nombres “Piqué”, “Shakira” y “Guti”. Pero, de todo lo que se mueve por el backstage, mis términos de búsqueda favoritos son (cito textual):

–          “cuanto pesa sara carbonero”
–          “malena mala influencia para carles puyol”
–          “pilar rubio teniendo sexo”
–          “lidia lozano le toca las tetas a yola berrocal”
–          “tamara seisdedos tetas”
–          “brad pitt mariguanero”
–          “guapito de los controladores”
–          “el peluquero de rajoi”
–          “pelicula mujer con retraso mental cantante”
–          “señoras sin bragas y sin censura”
 
Y yo me pregunto ¿qué puñetas busca la gente en internet?

Visto lo visto, sólo se me ocurre animar a los cinco millones de parados españoles que se lancen a la industria pornográfica. Es el único sector que nunca decae. Y, si las estadísticas no me fallan, hay una alta posibilidad de que tú, que ahora me lees, hayas escrito las palabras “mundo voayeurs”, “fotos voayeurs” o “voayeurs xxx” en busca de algo mucho más entretenido de lo que has encontrado aquí. Así que, te pido disculpas por no ser lo que esperabas y te invito a seguir navegando. xxx.

Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, comunidad 2.0

El incipiente declive de Twitter.

Hecho: la moda pasa de moda cuando se pone de moda. Siempre ocurre lo mismo: cuando una tendencia se masifica, pierde su esencia y se desvirtúa. Los que tildaron de payasos a los primeros que se calzaron unas Gazzele, acabaron mimetizándose con las tres rayas de Adidas. La música indie perdió sentido cuando los festivales se convirtieron en Llorets de Mar. Y la obra de Klimt tornó fea cuando sucumbió a la producción de posters en serie. La masificación es el cáncer de médula de toda tendencia que se precie. Ocurre con la moda, la música, el arte, las tribus urbanas y hasta con las zonas de veraneo.

El fenómeno de las redes sociales, en tanto que movimiento sociológico, no iba a ser menos. En la red todo va tan rápido que, mientras unos todavía se preguntan “¿Pero qué pasa? ¿Qué invento es esto?”, otros ya divisan el declive del microblogging. En un tiempo récord (cuestión de meses), Twitter se ha contagiado del peor se los males: la voxpopulización. Lo que al principio resultaba gracioso, ahora es el campo de batalla de la vulgaridad. Demasiada gente; demasiados insultos.

Los más perjudicados son los famosos. De la noche a la mañana se han visto importunados por miles de usuarios que, amparados por un alias, se desahogan de lo lindo con sucios improperios (¡hay que ver la cantidad de palabrotas que caben en 140 caracteres!). Algunos lo llevan bien, como Manu Tenorio, que sorprendió a sus ultrajadores reaccionando con humor ante las descalificaciones que causó su inesperado nuevo look (touché!). Otros, en cambio, son más sensibles a la crítica o, simplemente, están hasta las narices de aguantar provocaciones. Últimamente hemos visto a bastantes famosos militar en la liga de los enojados; como Jordi González, por ejemplo, que espetó un impactante “Telebasura tu puta madre, guapa” a una follower. Luego pidió disculpas.

Twitter se ha masificado de tal manera que, de la libertad de expresión hemos pasado a la anarquía del insulto. Y yo ya no sé si follow o unfollow ¿?…

En la foto:
Reacciones variopintas ante los insultos del pueblo llano. De arriba abajo:
González opta por el recordatorio familiar.
Manu Tenorio se lo toma con humor.
Risto disfruta.
El periodista Nacho Escolar retuitea los innumerables descalificativos que recibe.
Y Guti… Guti… Bueno, digamos que Guti se lanza a la prosa.



Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, celebrities, comunidad 2.0

La turca de Guti (o sobre la magnitud de la mala suerte).

José Mª Gutiérrez Hernández, party animal. Foto: Suleyman Kaka (EFE)

José Mª Gutiérrez Hernández, party animal. Foto: Suleyman Kaka (EFE)

¡Pobre José María Gutiérrez! No hay palabras para describir cuán vasto es su infortunio… Tras quince años de (relativo) éxito en el Real Madrid, al histriónico, digo, histórico, centrocampista de Torrejón de Ardoz le persigue la desdicha hasta rozar la ridiculez. En los últimos tiempos, Guti ha visto como, aun superando escandalosos tsunamis, su matrimonio con Arancha de Benito hacía aguas; ha tenido que aceptar a regañadientes que sus tatuajes eran irrisorias calcomanías al lado de los bodegones de David Beckham; ha fracasado en el intento de emular a sus homólogos paseándose por Ibiza con una supermodelo (Noelia López a la que, por empeño que le ponga, el título de “súper” le queda desproporcionado); ha protagonizado encontronazos con inoportunos paparazzi que no le permitían disfrutar del ritmo de la noche madrileña; ha aceptado ser prescindible en la selección española y ha visto cómo el club de su vida le despedía con un anodino “hasta la vista, baby”.

Ahora que podía redimirse de tanta desdicha; ahora que empezaba de cero en un equipo nuevo, en un entorno virgen, liberado de la monumental carga de la etiqueta de bobo que arrastraba cuál crucifixión, Guti ha metido la gamba hasta el fondo. El futbolista se  fue de picos pardos, cogió su Range Rover, se estampó contra un buseto, dió positivo en el control de alcoholemia y, ¡maldita mala suerte!, le pilló un  paparazzo. “Era una calle estrecha”, ha argumentado. ¿¡De cuatro carriles?!

La retirada de carnet durante seis meses será soportable (opciones no le faltarán: chófer, taxi, ¿bonobús?). Las 547 libras turcas de multa (280€ aprox.) serán peanuts para su bolsillo. El papeleo, pan comido para el chulesco deportista. Explicaciones ante el Besiktas, ya se le ocurrirán (en peores plazas toreó cuando era blanco). Pero, como dijo Julio Iglesias (gran futbolista, mejor cantante), lo peor de todo es tropezar de nuevo con la misma piedra. Una vez más, Guti vuelve a ser la diana de todas burlas que se cuecen por el rápido y espontáneo universo 2.0. Su particular corona de espinas se clava con fuerza sobre ese tintado pelo cuyo color ya no sabemos describir. Le toca jugar, otra vez, el papel del bufón, con su abrigo peludo a lo Lenny Kravitz, ese aire de David Guetta y su pegadizo pim-pam crakoviano. Pero tranquilo José María, siempre existirá alguien más histriónico que tú. Siempre nos quedará el lumbreras de Sergio Ramos.

Deja un comentario

Archivado bajo celebrities, fútbol