Archivo de la etiqueta: David Bisbal

¡Nos quieren!

David Bisbal, claro precursor del "¡os quiero!"

Si últimamente van faltos de cariño, dense un garbeo por Twitter. El microbloggin’ es un hervidero de amor en el que uno no debe arriesgarse a deshojar ninguna margarita. En la pequeña red social ¡todos nos adoran! Nos quiere David Bisbal, y Bustamante, y Angy Fernández, Sergio Ramos, Lolita, Ana Fernández, ¡¡hasta el estupendo Andrés Velencoso!!

Las celebridades españolas se han aficionado a proclamar su amor incondicional a la humanidad a través de Twitter. Vayan ustedes a saber por qué razón, se han empeñado en querernos. Todos sus tuits (algunos de discutible interés) terminan de la misma manera: “os quiero”. En ocasiones los adornan con una larga hilera de oes o signos de exclamación, según la madurez intelectual del famoso en cuestión.

Ante tal derroche de amor a diestro y siniestro, ¿cómo puede existir gente deprimida? Si love is all around us, ¿por qué cada día nos parecemos más a Gargamel? El motivo radica, quizás, en que el público es (somos) muy exigente, desagradecido y puñetero. Valoramos las toneladas de amor que nos mandan diariamente los extriunfitos, teen-actors y deportistas, pero seguro que nos resultaría más útil que nos quisieran más los políticos, banqueros, jefes o profesores. Yo me conformaría con recibir un “te quiero” de algún urbano.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, celebrities, comunidad 2.0

Bullying a los twitteros famosos.

david-bisbal-twitter-egipto

La sentencia que le sentenció.

Resulta que a David Bisbal, el ingenuo chico del “in-creíble”, se le ocurrió colgar una frase en su Twitter a favor o en contra de no se sabe muy bien el qué. O quería defender el turismo como fuente de ingresos de Egipto, o es un apasionado de las Pirámides de Guiza, o tal vez deseaba el fin de la revuelta egipcia. Vete tú a saber cuál era la intención de, cito textualmente, “Nunca se han visto las piramides de egipto tan poco transitadas, ojala que pronto se acabe la revuelta”.

El caso es que, en cuestión de nanosegundos, explotó ¡La Gran Hoguera de las Vanidades! Ayer, de pronto, Twitter se colmó de eruditos que se regocijaban de la ignorancia del almeriense; todo el mundo sabía mucho sobre la situación que está viviendo Egipto y sobre geografía y turismo en general. Surgieron sabios y doctorados por doquier, ¡gente cultísima! Colocaron a Bisbal en el centro de la diana y disfrutaron disparando dardos envenenados contra el hazmerreír del día. Amparados por el grupito #turismobisbal (porque solos no somos nadie y, en cambio, con un hashtag compartido nos convertimos en los más ingeniosos de la red) y desde el cómodo anonimato de un alias, empezó un brutal ataque hacia el pobre chaval que, sinceramente, muchas luces no tendrá, pero maldad tampoco.

No lo neguemos, ¡resulta tan tentador cebarse con los famosotes en la red! Podemos maltratarlos y satisfacer esa necesidad imperiosa de destruir a los demás para sentirnos mejor con nosotros mismos (sobre todo si los demás son ricos, guapos y famosos). El 2.0 nos brinda una oportunidad única para conocer a las celebrities têt à têt, sin intermediarios, sin representantes, sin terceras personas que filtren qué (¡y cómo!) escriben, a favor de quién se postulan o qué bobadas sueltan. Twitter se ha convertido en una pesadilla para los publicistas de los famosos (¡ardua labor de limpieza de imagen les ha caído encima!). Para los internautas, en cambio, ha devenido una forma practicar bullying sin piedad. Lo curioso es que, mientras los versados acosadores se ríen de la necedad del famoso en cuestión, no se percatan de que el primer paso de la ignorancia es presumir de saber (Baltasar Gracián dixit). Analicen, sino, los cultísimos twitts diarios de todos estos  hostigadores que se las dan de lumbreras…

1 comentario

Archivado bajo actualidad, celebrities, comunidad 2.0