Archivo de la etiqueta: Angelina Jolie

Crisis en el firmamento.

La Bella y la Bestia en tiempos felices.

Todo empezó con la quiebra de Lehman Brothers Holdings Inc. Después, efecto mariposa: la caída del Euro, cinco millones de parados en España, recortes sociales y la separación de Ashton Kutcher y Demi Moore. Y es que esta crisis es devastadora: nos afecta a todos. Unos la sufren en el bolsillo, otros en el corazón. El hecho es que, en cualquiera de sus modalidades, todos la padecemos.
Esta semana, el universo femenino –el de Cosmo y Manolos– ha entrado en barrena con la publicación de la separación de Heidi Klum y Seal. La top model y el cantante han puesto fin a siete años de aparente matrimonio ejemplar, un montón de embarazos bien llevados, mucha afición por los disfraces y constantes renovaciones de votos nupciales. A juzgar por el tono de desolación de los tuits de sus fans, existen, en pleno siglo XXI, miles de devotas del “hasta que la muerte nos separe”, ignorantes, aún, de que los príncipes azules no existen (¡díganselo a nuestras borbonas Infantas!).
El comunicado de Heidi y Seal coincide con los primeros efectos de la separación de Ashton y Demi, cuyo drama no ha hecho más que empezar. La escultural actriz, que encandiló a millones de adolescentes años atrás esculpiendo figuritas de barro al son de unchained melody, acaba ser hospitalizada por una descomunal ingesta de pastillas (se supone que accidental). Otro cese temporal de la convivencia que está al caer es el de Jonnhy Depp y Vanesa Paradis y, quien sabe, si, definitivamente, el de los Brangelinos. Se augura un 2012 lleno de shocks. Esperemos que el matrimonio Beckham, siempre tan mimetizado y unilateral, no se contagie de esta “crisis de las estrellas”.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, celebrities

Los Bardelinos.

penelope-cruz-portada-hola

Gran “exclusiva” de ¡Hola! con fotos de archivo.

“Valoramos nuestra privacidad. Para nosotros es difícil aparecer en público aun cuando estamos acostumbrados a estar bajo mucha atención en España”, declaró hace pocas semanas un Javier Bardem pre-papá a la prensa norteamericana. Y añadió ”no somos Angelina Jolie y Brad Pitt.

En su afán por preservar esta privacidad que tanto afirman codiciar, el comportamiento de Penélope Cruz y Javier Bardem resulta cada día más ridículo. Si tanto desean ser tratados como gente corriente y pasar desapercibidos, ¿por qué no actúan como personas normales y dejan de montar penosos numeritos de pueblerinos venidos a más? ¿A qué viene este espectáculo de parir en el Cedars-Sinaí de Beberly Hills? ¿Qué es esa tontería de no revelar el sexo del bebé? ¿Y lo de contratar a un ejército de seguridad privada para la salida del hospital de Pe? ¿Sacarán al bebé vestido de fantasma como los malogrados hijos de Michael Jackson? ¿No sería más fácil hacerse la foto de rigor ante todos los medios e irse a casa tan tranquilos? ¿Y para qué demonios necesita el niño nacionalidad yanki si sus padres (y abuelos) son más castizos que la las castañuelas? Qué ganas de dar la nota… Ni siquiera los Becks se comportan con tanta vanidad.

Son ellos, sólo ellos, los que han generado este circo que les envuelve desde que iniciaran su tan hermético noviazgo. No ha habido nada “normal” en esta relación: un posado-robado en las Maldivas que confirmó su idilio en ¡Hola!; una lamentable llegada a la Gala de Los Premios Goya por separado; una boda secreta en las Bahamas (¡de lo más corriente!); ataques a la prensa española a través medios yankis; o una repentina confesión pública en el Festival de Cannes “Comparto esta alegría con mi amiga, mi compañera y mi amor, Penélope: te debo muchas cosas y te quiero mucho”. Muy cutre. Entre esto y ponerse a saltar en el sofá de Oprah no hay mucha diferencia.

No es necesario que Bardem vaya por los puestos proclamando que no son los Brangelina. Es evidente que ni por asomo se parecen. Pitt y Jolie tienen algo de lo que ellos carecen: ¡glamour!. Digamos que, entre otras cosas, hay un abismo entre el look desaliñado y marihuanero del Brad Pitt más hardcore y la guarrería cotidiana de Javier Bardem.

Lo de Penélope y Javier se acerca más al rollito estrella-hollywoodiense-que-vive-en-una-película-y-ha-perdido-todo-contacto-con-el-mundo-real. Lo suyo es, pues, más tipo Tom Cruise (ex-bf de Pe). Me pregunto cuánto tardarán los Bardelinos en hacer de su hijo la versión masculina de Suri,  tirarse al rollo de la Cienciología o si ya se habrán zampado un cacho de la placenta del bebé.

3 comentarios

Archivado bajo actualidad, celebrities, cine

Pelotas de Oro.

Ricky_Gervais_vs_Hollywood

Ricky Gervais. ¡Arde Hollywood!

La nueva década empieza con el fin de la inmunidad de las estrellas hollywoodienses. Tal y como sucedió anteriormente a las monarquías europeas, en la era moderna ya no existen celebrities intocables. Ni la sangre azul ni el glamour garantizan el cobijo de la mofa. Durante la 68º Gala de los Globos de Oro, el showman Ricky Gervais evidenció que hoy en día cualquier persona, por famosa que sea, es susceptible de recibir comentarios burlescos uncensured. Ya no quedan castas exentas de crítica.

Ricky Gervais, actor, guionista, músico y, sobretodo, comediante, consiguió ruborizar a la meca del cine con su sarcástica presentación en los Globos de Oro 2011. Con una sonrisa pícara y un magnífico guión, se lanzó a recitar verdades ante la creme du la creme del cine y la televisión estadounidense. Bromeó con el alcoholismo de Charlie Sheen. Insinuó, en presencia de Angelina Jolie y Johnny Depp, que su último film, The Tourist, es una porquería. Tildó a Cher de vejestorio. Se descojonó de los “efectos especiales” de Sex & The City 2 (“Vamos, chicas, ¡sabemos vuestra edad!”). Se cachondeó de la boda de Hugh Hefner con una pipiola 60 años menor. Se atrevió con el antisemitismo de Mel Gibson. Y sacó a relucir, con un par de pelotas de oro, la “posible” homosexualidad del divo Tom Cruise. TOUCHÉ! “Mis abogados no olvidarán esta broma”, apostilló.

Mientras algunos encolerizaban, otros aplaudían impertérritos y los perros viejos (léase Robert de Niro y Alec Baldwin) se descojonaban, Gervais prosiguió con su guión cuál granada sin seguro. Hubo hostias para todas las vacas sagradas del celuloide, pero lo cierto es que el humorista británico no dijo nada nuevo. No reveló ningún rumor que no supiéramos. Lo admirable es que el presentador tuviera la valentía de decirlo sin miedo a represalias, abiertamente, ante los “astros protegidos” del séptimo arte. Ojalá también aquí, en España, algún Risto Mejide de turno tuviera la oportunidad y osadía de presentar la Gala de los Goya con semejante libertad y espetar que Javier Bardem bruteja o que todavía no sabemos a qué se dedica Elsa Pataky (pedoneu, però #alguhohaviadedir).


1 comentario

Archivado bajo celebrities, cine, televisión