Archivo de la categoría: celebrities

¡Dallas!

En todas las familias se cuecen habas.

En todas las familias se cuecen habas.

Todo vuelve. Ya lo dijo Nietzsche en su teoría del eterno retorno. Volvieron las mallas con nombre de leggins, las camping en versión Vans y el circo en forma de tele. Vivimos en un continuo flujo de regresiones al pasado. Y la última tendencia que resucita es: el  melodrama familiar.

Los que apenas recordamos la sintonía de Dallas estamos de enhorabuena. En los ochenta éramos demasiado inocentes para entender las maldades de los Ewing en su rancho Southfork, pero ahora tenemos la oportunidad de disfrutar de las trifulcas domésticas de ricachones de carne y hueso como los Thyssen, Borbón, Rivera, la Casa Alba y, recientemente, mis dos conflictos favoritos: los Llongueras y los Sánchez Vicario.

El caso del peluquero transcurrió entre la humillación y el chiste. Su primogénita lo despidió vía burofax y el estilista tuvo que desayunar acompañado de titulares tipo A Llongueras le toman el pelo (que no por fáciles dejan de ser graciosos).

A diferencia de las sagas de segunda regional (léase Mohedano, Pajares, Cristo, Dúrcal, etc. que alargan el drama más que el chicle), la reyerta de los Sánchez Vicario no irá para largo. El cruce de acusaciones entre la pobre niña rica víctima de la ambición materna (“mis padres me han anulado”, sic) y sus acomodados progenitores (“está claro que fracasamos con ella”, Marisa Vicario dixit) no cambiará el destino de nadie. Ni siquiera el de sus protagonistas. El follón se apaciguará a medida que aminoren las ventas del libro Arantxa ¡Vamos! Es decir, en un par de semanas a lo sumo. Después, nada. Como el sueño de Pamela Ewing.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, celebrities, libros

Contar con apoyo.

En el Museo de Cera de Madrid los Borbones se están quedando solos.

En el Museo de Cera de Madrid los Borbones se están quedando solos.

El mundo del deporte anda calentito por culpa de un filete. La sanción de dos años de suspensión a Alberto Contador por la supuesta ingesta de un solomillo “adulterado” ha exaltado sobremanera el ambiente. Encima, la mofa de los guiñoles franceses ha avivado una espontánea reacción todos-a-una de apoyo incondicional al ciclista. En las redes sociales, pesos pesados del deporte como Rafa Nadal, Pau Gasol o el anodino Sergio Ramos ponen una y dos manos en las brasas por la inocencia de Contador.

Con tanta hermandad, parece que el gremio del deporte esté más colegiado que el de la medicina. Sin embargo, no sucede lo mismo en la cofradía monárquica. Allí reina el sálvese-quien-pueda. El pobre (por decir algo) Iñaki Urdangarín solo ha contado con el respaldo de su mujer, mártir de Cupido. Todos sus examigos, compañeros, conocidos y saludados han hecho un mutis i a la gàbia seguido de un si-te-he-visto-no-me-acuerdo.

Francamente, me esperaba más de Don Jaime de Marichalar, trendsetter en cuestiones de desahucio borbónico. Tal y como hicieran las hermanas Hilton con sus camisetas “Team Jolie” (Paris) vs. “Team Aniston” (Nicky), me hubiera gustado ver al exDuque de Lugo, siempre tan a la última, lucir una t-shirt con el emblema “Team Repudiados”. ¿Contraatacaría doña Letizia con un tank top “Team Borbones”?

1 comentario

Archivado bajo actualidad, celebrities, comunidad 2.0, realeza

¡Nos quieren!

David Bisbal, claro precursor del "¡os quiero!"

Si últimamente van faltos de cariño, dense un garbeo por Twitter. El microbloggin’ es un hervidero de amor en el que uno no debe arriesgarse a deshojar ninguna margarita. En la pequeña red social ¡todos nos adoran! Nos quiere David Bisbal, y Bustamante, y Angy Fernández, Sergio Ramos, Lolita, Ana Fernández, ¡¡hasta el estupendo Andrés Velencoso!!

Las celebridades españolas se han aficionado a proclamar su amor incondicional a la humanidad a través de Twitter. Vayan ustedes a saber por qué razón, se han empeñado en querernos. Todos sus tuits (algunos de discutible interés) terminan de la misma manera: “os quiero”. En ocasiones los adornan con una larga hilera de oes o signos de exclamación, según la madurez intelectual del famoso en cuestión.

Ante tal derroche de amor a diestro y siniestro, ¿cómo puede existir gente deprimida? Si love is all around us, ¿por qué cada día nos parecemos más a Gargamel? El motivo radica, quizás, en que el público es (somos) muy exigente, desagradecido y puñetero. Valoramos las toneladas de amor que nos mandan diariamente los extriunfitos, teen-actors y deportistas, pero seguro que nos resultaría más útil que nos quisieran más los políticos, banqueros, jefes o profesores. Yo me conformaría con recibir un “te quiero” de algún urbano.

Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, celebrities, comunidad 2.0

Crisis en el firmamento.

La Bella y la Bestia en tiempos felices.

Todo empezó con la quiebra de Lehman Brothers Holdings Inc. Después, efecto mariposa: la caída del Euro, cinco millones de parados en España, recortes sociales y la separación de Ashton Kutcher y Demi Moore. Y es que esta crisis es devastadora: nos afecta a todos. Unos la sufren en el bolsillo, otros en el corazón. El hecho es que, en cualquiera de sus modalidades, todos la padecemos.
Esta semana, el universo femenino –el de Cosmo y Manolos– ha entrado en barrena con la publicación de la separación de Heidi Klum y Seal. La top model y el cantante han puesto fin a siete años de aparente matrimonio ejemplar, un montón de embarazos bien llevados, mucha afición por los disfraces y constantes renovaciones de votos nupciales. A juzgar por el tono de desolación de los tuits de sus fans, existen, en pleno siglo XXI, miles de devotas del “hasta que la muerte nos separe”, ignorantes, aún, de que los príncipes azules no existen (¡díganselo a nuestras borbonas Infantas!).
El comunicado de Heidi y Seal coincide con los primeros efectos de la separación de Ashton y Demi, cuyo drama no ha hecho más que empezar. La escultural actriz, que encandiló a millones de adolescentes años atrás esculpiendo figuritas de barro al son de unchained melody, acaba ser hospitalizada por una descomunal ingesta de pastillas (se supone que accidental). Otro cese temporal de la convivencia que está al caer es el de Jonnhy Depp y Vanesa Paradis y, quien sabe, si, definitivamente, el de los Brangelinos. Se augura un 2012 lleno de shocks. Esperemos que el matrimonio Beckham, siempre tan mimetizado y unilateral, no se contagie de esta “crisis de las estrellas”.

Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, celebrities

Amores 2.0

Desde la ruptura de Demi Moore y Ashton Kutcher, Twitter se ha quedado huérfano de matrimoniadas. Ellos fueron los pioneros en hacer del microbloggin’ un escaparate marital. A través de 140 caracteres exhibieron día a día su aparente relación idílica, llena de guiños en clave, fotos perfectamente espontáneas, y un sinfín de constantes muestras de amor (en realidad, no demasiado correspondido). Su separación es algo más que un costoso divorcio made in Hollywood. Es el fin de la era de los toy-boys y la muerte del Amor 2.0.

@mrskutcher y @aplusk inauguraron esta nueva modalidad de relación conyugal cuya estela ahora todos pretenden seguir (con mucha pena y poca gloria, sea dicho). Entre los más activos destacan los universales Shakira y Piqué, que oficializaron su relación vía tuit (“Les presento a mi sol. Shak”) y morirá, ténganlo por sentado, en el mismo canal, a lo Longoria (“It is with great sadness that after seven years together, Tony and I have decided to divorce”).

En la liga nacional, el nivel de pseudo-estrellas que compiten por tomar el relevo 2.0 de Demi&Ashton son lo que los Gutierrez de Benito a los Beckham: lamentables wanna-be’s de tercera regional. Kiko Rivera y Jessica Bueno, Silvia Casas y Manu Tenorio o Helen Lindes y Rudy Fernández, son algunas de las parejas autóctonas que se tuitean mensajes de enamoramiento llenos de buenas intenciones, pero de nulo interés mediático.

Sin embargo, sí existe una pareja hollywoodiense que merece un follow inminente. De hecho, existe desde hace mucho, mucho tiempo (tal vez desde los tiempos en que Demi era Moore). Los verdaderos maestros del amor 2.0 son Tori Spelling y Dean McDermott. Ellos son los más auténticos, genuinos y naturales. Exportan su vida cotidiana a la red sin aranceles. Viven el amor virtual tan frenéticamente que hasta olvidan revisar sus tuits. Vean, sino, la foto que se le coló a Dean en la que aparece su hijo haciendo monerías en primer plano y, en segundo plano, los enormes senos lactantes de la inolvidable intérprete de Donna Martin. #FF @torianddean & @Deanracer

¡Queremos YA un reality en casa de los McDermott-Spelling!

Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, celebrities, comunidad 2.0

Bye bye dientes-dientes.

The new Isabel sigue la estrategia de 'El Padrino': ahora mantiene cerca a sus enemigos.

¿Les ha ocurrido alguna vez que, al encender la radio, abrir un periódico o navegar por internet han pensado que era 28 de diciembre? A mí me pasa cada día. La realidad de nuestros tiempos modernos es tan inverosímil que parece que vivamos atrapados en el Día de los Santos Inocentes. Una rica duquesa octogenaria que se casa con un funcionario de incierta sexualidad, un filósofo que anuncia pan de molde en la tele o un reality show que empareja granjeros calientes con chicas de motel son algunas de las aparentes inocentadas que me han sobrecogido últimamente. La más impactante, sin embargo, es la nueva devoción que profesa Isabel Pantoja por Telecinco y vicever$a.

Después de años de manifiesto odio mutuo en los que fuimos testigos de gritos, mofas, injurias, calumnias, querellas y todos esos vocablos que se braman en los platós de Fuencarral, ahora la tonadillera y el indestructible J.J.Vázquez sólo tienen florecitas que propinarse. El almibarado reencuentro de mamá-Pantoja con su pequeño-del-alma en Supervivientes 2011 (momento televisivo que algunos osaron tildar de histórico), ha significado una nueva etapa para la almost-alcadesa y el ex-Tomate. A Isabel se le han caído los dientes-dientes: participará en la nueva edición de ¡Más que Baile! y posiblemente dará las campanadas de Nochevieja en Telecinco junto a su pimpollo.

Ante tal transfuguismo, sólo caben dos posibilidades lógicas: o las cuentas de la tonadillera están más peladas que un huevo y necesita ingresos inminentes, o Isabel es una vieja diabla que ha aprendido cuán importante es tener cerca a sus enemigos. ¿Habrá tenido algo que ver su amiguísima consejera Chelo García Cortés, exDEC y actual colaboradora de Mediaset?

1 comentario

Archivado bajo actualidad, celebrities, televisión

El riquismo transitorio.

Ahora resulta que el Ferrari era alquilado.

No le faltaba razón a Carmen Lomana cuando, en un desafortunado intento de falsa solidaridad, soltó que “el pobre de siempre no nota la crisis porque ya está acostumbrado”. Visionaria de su tiempo, en el año 2009, cuando fue descubierta por Comando Actualidad (TVE) en un reportaje sobre las shopaholics de la milla de oro madrileña, una soon-to-be-famous Lomana afirmó que la crisis le afectaba indirectamente porque tenía “amigos con mucho patrimonio, pero no pueden venderlo y no tienen cash para ir al supermercado. Sus palabras, infravaloradas entonces, fueron un avance de lo que iba a sucederles a los nuevoricos de nuestro país.

Durante los primeros años de crisis, mientras los pobres seguíamos siendo pobres, amenizamos nuestra desdicha con las abundancias de las ricachonas de Casadas con Hollywood / Miami (Cuatro), The Real Housewives (las auténticas Desesperadamente Ricas, Nova) o My Super Sweet 16 (MTV, ¡adorables criaturas!). A nivel local, Mujeres Ricas (La Sexta) pretendía lo propio con sus Mariana Nannis, Mar Segura lo-quiero-ya o las divorciadísimas hermanas Collado.

El tiempo, sin embargo, ha demostrado que los diamantes no son eternos (eso, o el casting de ricas autóctonas fue un bluf). Nuria Collado, la misma que apareciera tumbada a lo starlette sobre el reluciente capó de un Ferrari rojísimo, ahora participa en reportajes tipo los-ricos-también-lloran donde oferta su casa buena, bonita y cara. Siguiendo el precedente de homólogas como Carmen Martinez-Bordiú, Cristina Hoyos o Sarita Montiel, a la exriquisima no se le han caído los anillos a la hora de anunciar su urge-vender en un video promocional. Está claro que cuando el patrimonio ahoga y no hay cash para el súper, no hay vergüenza que valga. Entonces es cuando nosotros reímos, idealista.com se frota las manos y los ricos se acostumbran, también, a ser pobres.

Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, celebrities, televisión

Las afiladas cuchillas de Mou.

Hombres del mundo, ¿sean como él?...

Una de las peores cosas que le puede pasar a una marca es que la popularidad de su “celebrity asociada” entre en barrena. En tiempos de crisis nadie puede permitirse el lujo de invertir sus fichas en un caballo perdedor. Así que, cuando el corcel empieza a cojear, hay que cambiar rápido al jinete.

Como últimamente Tiger Woods está hecho un golfo, Thierry Henry es el hombre invisible y Roger Federer ya no ostenta el podio de la ATP, la marca Gillette ha decidido renovar al tridente. Su lugar lo ocupará el entrenador del Real Madrid José Mourinho, más famoso por sus célebres afeitadas que por su labor técnica.

En palabras del director de marketing de la compañía, el italiano Jacopo Lorenzo Pazzi, Mou “es un auténtico icono para la mayor parte de los hombres” y “representa mejor que nadie los valores de Braun que se resumen en nuestro eslogan de que algunos son más especiales que otros”. Al igual que las afirmaciones del guapo, rico y gran jugador, las declaraciones de don Pazzi (a saber en qué escuela de márqueting estudió) parecen extraídas de un sketch del Crakòvia. Demasiado fácil se lo están poniendo a los guionistas…

Por otro lado, tal vez Pazzi tenga razón en eso de que ambos comparten valores: tanto Gillette como Mou cuentan con afiladísimas cuchillas que rasuran a la primera pasada. La sensatez, no obstante, nos conduce a sospechar que éste podría ser un magnífico caso de “nuevo marqueking” en el que Philips haya financiado la campaña del nuevo prescriptor de Procter & Gamble.

Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, celebrities, fútbol, marketing

Cuando la belleza deslumbra el intelecto.

En modestia no hay quien le gane.

La suerte de la fea, la guapa la desea. O, lo que viene a ser lo mismo, las ovaciones de Messi,  Don Cristiano bien las quisiera… A CR7 (antes CR9) la afición mundial no le quiere. Algo tiene la estrella portuguesa del Real Madrid (con permiso de Mou) que crea un rechazo inminente en todos los estadios de futbol. Fuera de su casa, el famoso jugador merengue es recibido con abucheos, silbidos, insultos y alguna que otra pancarta faltona. Cualquier mortal se preocuparía. Cristiano el divino, no. Lejos de afectarle, a él se le agiganta el ego: “me abuchean por ser rico, por ser guapo y ser un gran jugador”, seguido de “las personas tienen envidia de mi”. Chim pum.

Razón no le falta. Es rico. Muy muy rico, siempre que entendamos por riqueza la cantidad de ceros que posee su cuenta corriente. Es guapo. Muy muy guapo, siempre que entendamos  por belleza ser un híbrido entre Jesús Vázquez, Mario Casas y Amor GH. Y es brillante. Muy muy brillante. Le brilla la cresta choni a lo MHYV, le brilla la piel cancerosa de tonalidad Valentino, le brilla el musculamen aceitoso de actor porno y le brilla el Ferrari del garaje. Pero Cristiano brilla, sobre todo, por su ausencia de humildad, sacrificio, generosidad, inteligencia, simpatía, cultura y educación.

CR9 es el superlativo de la consigna: “el dinero no lo compra todo”. Por mucho que él brille más que las estrellas, jamás alcanzará la excelencia de la luna llena porque el carisma no se compra. A veces, caprichos de la vida, cuánto más feo, más único y cuánto más bajito, más grande.

Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, celebrities, fútbol

Robados rentables.

Lo que se está perdiendo Sean Penn...

La última víctima de los piratas informático-telefónicos ha sido Scarlett Johansson. Desde ayer circulan por la red dos autorretratos de la bella actriz desnuda. En una foto aparece con el pecho descubierto; en la otra se ven sus magníficas posaderas reflejadas en un espejo. No hay que ser demasiado experto para avistar el extraño encuadre de la segunda  foto (tal vez el FBI debería dejar de buscar al hacker en cuestión y centrarse en los malabaristas del Photoshop). Aún así, obviando la dudosa veracidad del material, ¿cuál es el motivo de esta nueva afición de las actrices por los estriptís caseros?

Vanessa Hudgens, Miley Cyrus, Selena Gómez, Demi Lovato, Jessica Alba y Blake Lively ya han sido “pilladas” antes; todas ellas en fotos supuestamente privadas con un denominador común: sexy sí, lasciva no. Los más crédulos pensarán que las cazan por ingenuas, porque no se dan cuenta de que en el mismo momento en que disparan la foto su intimidad ya navega por la red. Otros creerán que las chicas lo hacen por diversión, por echarse unas risas con sus novios, o empujadas por su innato exhibicionismo profesional. Los ateos, en cambio, tienen claro que todas lo hacen para publicitarse. Unas instantáneas de este tipo les ayudan a romper con la imagen angelical de chicas Disney y las catapultan al estrellato.

Lo cierto es que no ha habido ningún escándalo de índole erótica que no haya salido rentable para la carrera de su protagonista. Predecesoras como Paris Hilton o Pamela Anderson, cuyos traicioneros novios colgaron sus vídeos pornográficos en la red, conocen muy bien los beneficios de un robado. Sin embargo, todas ellas, grandes y pequeñas, tienen mucho que aprender de Demi Moore, la única estrella que deslumbra por sí misma en la red. Sólo Demi sabe cuán provechosa puede resultar la intimidad hogareña afinadamente expuesta en Twitter.

2 comentarios

Archivado bajo actualidad, celebrities, cine, comunidad 2.0, marketing

¡Brava, Cayetana!

Ella es la modernidad.

“Porque la más moderna, en el fondo, soy yo”. No, no es Lady Gaga. Es Cayetana Fitz-James Stuart, categórica y natural ante los micrófonos de Gente (TVE). Es la Duquesa de Alba. La misma que ostenta la cifra récord de 46 títulos nobiliarios. La misma que posee un patrimonio personal estimado en 1.000 millones de euros. La misma que a los ochenta y cinco años contraerá matrimonio en terceras nupcias con el funcionario Alfonso Díez Carabantes el próximo 5 de octubre.

Razón no le falta: ella es la más moderna, en el fondo y en la forma. Ninguno de los estilismos imposibles de la Gaga supera, ni de lejos, la transgresión de esta octogenaria mujer que siempre ha hecho lo que le ha venido en gana, le pese a quien le pese. Ella es el claro ejemplo de que la modernidad no consiste en pasearse por los puestos disfrazada de filete de carne, sino que, hoy en día, lo verdaderamente revolucionario es ser uno mismo, tengas la edad que tengas. Ser moderno es una cuestión de actitud, estilo, personalidad, carácter, modus vivendi; es ser honesto con uno mismo y tenerlos bien cuadrados.

Muchos criticarán esta “repentina” boda, pero lo cierto es que de fortuita no tiene nada. Ella tenía claro que, tarde o temprano, iba a hacerlo. Así que resulta curioso que planeen tantas dudas sobre este matrimonio teniendo en cuenta que la herencia ya está repartida, que en sus antiguos matrimonios ha regentado el amor y que jamás se ha divorciado (siempre ha enviudado, a diferencia de los fracasos conyugales de sus hijos). A juzgar por la vitalidad de esta entrañable mujer, ¿por qué no iba alguien a enamorarse de ella? Y no me remitan a cuestiones físicas, porque más desagradable es acostarse con un playboy sesentón del calibre de Flavio Briatore y nadie dice nada de Naomi Campbell, Heidi Klum, Adriana Volpe y Elisabetta Gregoraci

Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, celebrities, realeza

La movida de Leticia.

Leticia Sabater sigue con mucha marcha desde 1996.

Poco le ha durado el reinado a Irene como Miss Huracán Estival. Este verano, la aparición de Leticia Sabater en el programa Otra Movida de Florentino Fernández (Neox) ha sido lo más devastador de la televisión. Más sorprendente que Rosa Benito achantado a su marido en directo (Supervivientes). Más dramático que el descompasado playback “Nachopolízate de Víctor Sandoval (Sálvame). Incluso más impactante que la felación de Antonio Canales a su novio en Sitges (DEC). Lo de la marchosa presentadora ha sido un ciclón que pilló por sorpresa a los propios presentadores del programa.

La ex-animadora infantil saltó al plató aceleradísima, disfrazada con un mirco-short a ras de lo permitido en horario protegido. Se colgó como un koala de la barriga de Flo. Cantó sobre la mesa. Enseñó culo. Desplegó cirugía. Meneó el postizo-de-Lucrecia. Se avalanchó sobre Dani Martínez (que espetó un seco “¡eh!¡sin tocar!”). Explicó chistes. Compuso un pareado. Buscó quorum con un público que no respondió a ninguna de sus frases “célebres”. Y bromeó –dos veces- con el embarazoso affaire Canales. Nadie le rió la poca gracia, pero a ella no le importó.

Ésa es la “grandeza” de esta señora: su colosal autoestima. Es inoportuna, cargante, desmesurada, penosa y todo lo contrario a graciosa. Pero a ella le da igual porque está encantada de haberse conocido. Derrocha más amor propio que Aída Nízar. Se viste de Samantha Fox, aunque brote un antiestético flotador de su tripa. Se siente sexy. Se cree chistosa. Se tiene por inteligente. Se cree poseedora de una carrera brillante. Se mofa de la Obregón: “¡Yo no soy bióloga!” (sic). Piensa que es un hito histórico de nuestro país. Se proclama artista multidisciplinar con capacidad para hacer de todo y presume de grandes audiencias. De lo primero ni idea, pero de lo segundo, está claro que sí: el martes consiguió ser TT mundial en Twitter.

Al final resultará que Felipe se equivocó de Letizia…

Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, celebrities, televisión

Las elegancias de Puyol.

Puyol color block.

El pack tatuaje étnico + deportivo desmesurado + novia recauchutada corrobora que el gremio futbolístico no goza, en general, de lo que se entiende como “gusto refinado”. Sin embargo, la elegancia de los futbolistas debe demostrarse en el jogo bonito y no en las pasarelas; así que, mientras tengan claro qué camiseta calzarse al saltar al terreno de juego, poco importan los trapitos que vistan fuera de él. ¿O sí importa? Veamos el caso de Carles Puyol

Es estupendo que el noi de La Pobla esté concentrado en lo que le toca: jugar al futbol. Celebro que no esté por tonterías de pelitos monos y mechitas rubias; que le importe un rábano el último grito en rosarios de diamantes (special soccer edition) o anillacos de obispo; que se pasee por las playas de Ibiza hecho un Tarzán con su Jane Malena y Cheetah Queca; que salte al campo con una máscara de Hannibal Lecter o que reciba a SM la Reina Doña Sofía en toalla y musculamen al aire. Su completo desinterés por las tonterías triviales es admirable, pero lo de pasearse en bermudas por el sorteo de la Champions League en el exclusivo Foro Grimaldi del Principado de Mónaco ya es pasarse… Él, natural como la vida misma, dice que con el polo fosforito del Barça se siente de lo más cómodo.

En un mundo superficial como el nuestro, la sencillez de Puyol resulta tan impactante, como desconcertante. No es necesario que se disfrace de Beckham (véase ese ridículo arlequín llamado Guti), pero unas nociones de protocolo no le irían mal. Y, en vista de los festejos que se avecinan una temporada más, sería menester del club diseñar un “uniforme-de-galas” para el capitán blaugrana. Algo básico, informal pero correcto, que evite que Puyi se pasee por las ceremonias en plan casual friday.

Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, celebrities, fútbol

Celebrities anti-imagen.

Jessica Biel sí; Reese Witherspoon, sí; Mike Sorrentino, NO.

¿Alguna vez les ha ocurrido que, en la cola de Zara, han decidido plantar una blusa en el mostrador al comprobar que la chabacana de delante había elegido la misma prenda? Eso, a gran escala, es lo que quiere evitar la marca americana Abercrombie & Fitch. La firma, que invierte millones de dólares en proyectar una imagen de high apparel y truly American lifestyle para jóvenes adinerados, ha optado por pagar a uno de los protagonistas del programa Jersey Shore (Mtv) para que deje de vestir sus prendas. En opinión de la compañía: “la asociación del señor Sorrentino con nuestra marca es muy perjudicial para nuestra imagen”.

Mike “The Situation” Sorrentino es uno de los ocho participantes de este reality show basado en la convivencia de un grupo de jóvenes malhablados, en su mayoría italoamericanos, devotos del sexo, la fiesta y el alcohol. El mensaje que emite Sorrentino es, por consiguiente, más cercano al del poligonero común que al de los pipiolos con torso descubierto que la marca recluta para dar la bienvenida en sus flagship stores.

Hasta la fecha, se habían visto casos de diseñadores que huían de ciertos famosos (véase Belén Esteban y su vestido de novia), pero lo de Abercrombie & Fitch plantea un nuevo concepto en los budgets de marketing: la inversión en anti-branding, cuya máxima llegará el día en el que la marca pague a la “celebrity-anti-imagen” para que vista ropa de la competencia (con grandes y visibles logos, a ser posible).

Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, celebrities, marketing, televisión

Elena y el sexo.

15 años de carrera. 30 películas. TT por esta putada, digo, portada.

Hasta hace cuatro días, la sexualidad de Elena Anaya era un misterio. Si bien la “gente del cine” probablemente sabía acerca de sus preferencias sexuales, el gran público desconocía a ciencia cierta los gustos de la intérprete palentina. La propia incógnita sobre su sexualidad formaba parte del encanto de la hermosa actriz e invitaba a su elenco de fans a fantasear con lo que gustosamente quisieran. Hasta aquí, todos contentos: seguidores, seguidoras, directores, productores, familiares y Elena.

Pero esta semana la revista Cuore, en nombre de vaya usted a saber quien y bajo qué propósito, ha decidido desvelar la orientación sexual de la actriz, mostrándola en aguas menorquinas con su supuesta novia. Bajo el epígrafe “esta exclusiva sólo en Cuore” y con absurdos comentarios tipo “no hay nada más cómodo que pasar el día desnudo en la playa”, la revista dispara dónde más duele: en la vida privada de alguien que siempre se ha mantenido al margen de los chismorreos.

Obviando la evidente vulneración del derecho a la intimidad y la pasada por el forro de ética y moral de la revista, lo interesante del tema han sido las reacciones del entorno. Mientras algunos medios afirmaban que “Elena ya no se esconde” o “Elena confirma su homosexualidad” (¿CONFIRMAR? ¿Ella? ¿Acaso ha enviado un comunicado de prensa?), los tuiteros se enzarzaron en piropos y halagos hacia la bella actriz.

Durante años, reputados artistas y deportistas han escondido su homosexualidad por temor a que sus carreras profesionales se vieran perjudicadas. Sin embargo, hoy, y vista la simpatía que ha despertado Anaya en las redes sociales (Trending Topic en Twitter), tal vez la involuntaria transparencia de lo personal favorecerá en lo profesional. Que así sea.

Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, celebrities

Avión. Depardieu. Pipí.

Él habla de humillación. Los pasajeros, de borrachera.

Celebrities y aviones son un binomio inseparable. Si a la gente mundana le invade el virus del guays cuando sube a un avión, ¡ya no digamos los real-famous! Los del gremio farandulero (actores, modelos, cantantes y demás), a los que tanto gusta hacerse los ciudadanos del mundo soltando frases tipo “vivo en los aviones”, se sienten como en casa cuando vuelan. De ahí su afición a no tener los pies en el suelo.

Continuamente nos llegan jugosas historias sobre famosos que montan su pequeño espectáculo cinema-circense a 35.000 pies de altitud. En España, el pollo lo monta Melendi; en Francia, Gérard Depardieu. Al inolvidable Cyrano de Bergerac se lo ha zampado el rudo Obélix. Durante el despegue del vuelo AF5010 París-Dublín, el actor de 62 años sintió una terrible incontinencia, le dijo a la azafata que no podía aguantar y, sin más, orinó en la moqueta del avión. El avión tuvo que regresar a la terminal para que pudiera entrar el equipo de limpieza y despegó con más de una hora de retraso. Posteriormente, su colega Edouard Baer minimizó los hechos excusando los problemas de próstata del Chevalier de la Légion d’honneur y explicó que había intentado orinar en una botella, pero que ésta era demasiado estrecha y “rebosó”. Ecs.

Así funcionan las cosas en el firmamento: las estrellas hacen lo que les sale de la próstata, sus agentes se disculpan y todos corren un tupido velo. La inmunidad que brindan aviones, hoteles, discotecas, restaurantes o la propia policía a los famosos resulta insultante. ¿Acaso cree usted que podría practicar el libre lanzamiento de televisores por la ventana del Hyatt de Los Ángeles o pasearse en moto y sin casco por Barcelona? Se’ns pixen a sobre i diuen que plou.

Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, celebrities

Lágrimas reales.

¡Habráse visto novio más enamorado! Menudo malrollito... ¿Tú no llorarías?

Cuando se estrenó Una Proposición Indecente (1993), Danny DeVito dijo “cualquier persona aceptaría un millón de dólares por pasar una noche con Robert Redford. La cuestión es si lo aceptarían por pasarla conmigo”. Algo parecido ha ocurrido en el Principado de Mónaco, aquél que fuera tan chic en tiempos de Grace & Rainiero y en el que hoy regenta la mofa. Ante la propuesta de convertirse en princesa, heredar el trono de los Grimaldi, presidir el Baile de la Rosa, asistir al Grand Prix de F1 y, en general, dejar de trabajar y dedicarse a curar el sida, cualquier chica se lanzaría a los brazos de un príncipe. La cuestión es si lo harían en los de Alberto II.

Después de picotear por las flores de Claudia Schiffer, Brooke Shields, Naomi Campbell, Sharon Stone y hasta quien sabe si Anita Obregón, a sus lozanos 53 años el Príncipe Alberto ha elegido –presuntamente- a Charlene Wittstock para contraer matrimonio. La puesta en escena ha sido pluscuamperfecta: vestido blanquísimo de Armani ella; traje blanco Love Boat él; invitados de copete; recorrido en Lexus descapotable; carísimos fuegos artificiales; tarta nupcial a lo Torres Petronas; baile con mirror dance floor; y más aires de Caesars Palace que de Abadía de Westminster. Pero el comité de fiestas olvidó lo más importante: encargar una novia feliz.

La posible fuga de Charlene horas antes de la boda, las supuestas multipaternidades de él o el contrato prenupcial que la obliga a permanecer como mínimo cinco años casada con Alberto y darle un heredero son meros rumores que apenas empeoran una evidencia: la de que éste es un matrimonio acordado. Ni siquiera los novios pueden disimular su falta de complicidad. O ¿algún ingenuo cree que las lágrimas de Charlene en la Capilla de Santa Devota corresponden a un sentimiento de felicidad?

Esta boda era exactamente lo que necesitaba Mónaco: un chute de glamur para perpetuar la vidorra de Carolina, Alberto, Estefanía y todos sus eruditos secuaces. Lamentablemente, todo apunta a que este triste matrimonio de postal acabará en desdicha para ambos contrayentes y con toda probabilidad creará una nueva Lady Diana Spencer. Esperemos que el cuento de hadas de la Sirena Dorada acabe mejor.

Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, celebrities, realeza

Chinchetas en los ojos.

Si las faltas de ortografía se multaran, las arcas del Estado reventarían.

Una de las pegas las redes sociales es que ponen de manifiesto el nivel cultural de sus usuarios. La comunicación interpersonal de antaño se ha trasladado a los muros y perfiles públicos de Facebook y Twitter, las vidas se han despojado de privacidad y la escritura se ha convertido en el principal método de expresión. Teniendo en cuenta que escribir es más costoso que charlar, nunca antes había sido tan fácil quedar como un completo analfabeto.

La desidia por la expresión escrita de nuestros jóvenes anónimos, hijos de la cultura audiovisual y nietos de la inmediatez, nos desternilla, frustra y escandaliza. Sus Messengers y sus muros en Facebook son auténticos jeroglíficos imposibles de descifrar; coleccionan faltas de ortografía, prescinden de puntuación, muestran frases quilométricas y desconocen la existencia de esa pequeña astilla llamada tilde. Su dejadez está clara, pero ¿qué me dicen del nivel de escritura de las celebrities españolas?

Si se dan un garbeo por Twitter, se ruborizarán ante la calidad ortotipográfica de cantantes, deportistas y personajes televisivos. A grandes rasgos, observarán bochornosas confusiones entre haber vs. a ver, anarquía de ges y jotas, desconcierto con el verbo echar y un grave problema en el uso de los imperativos. Para Belén Esteban, Leticia Sabater y Guti las haches son invisibles; Bustamante no diferencia por qué de porque mientras Hecha de menos a su gente; la cantante Najwa Nimri poetiza con reYnos de furia; Sergio Ramos va coJiendo el ritmo; Dani Martín y Rafa Mora no saben usar los imperativos; y Elsa Anka es la Terminator de la RAE: escribe como una adolescente, ha vuelto a la etapa toi, suelta zetas delante de e (actriZes) y es muy espaVilada.

Leer los tuits de nuestros famosos es como ver un reality. Duelen a la vista, pero reafirman nuestra humilde existencia. Su necedad nos engrandece. Aún así, no estaría mal que este verano echasen (sin hache) un vistazo a los cuadernos Santillana de sus hijos y que en el próximo curso dejaran de clavarnos chinchetas en los ojos.

Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, celebrities, comunidad 2.0

Biografía de un adolescente.

Justin Bieber: dos años de carrera y ya es eterno.

Se llama Justin Bieber, tiene 17 años y es, según los rankings de la revista Forbes, el tercer personaje más influyente del mundo, por encima de U2 o Elton John y sólo superado por Lady Gaga y Oprah Winfrey. Cuenta con más de treinta millones de seguidores en Facebook y otros diez en Twitter. Cada opinión que emite implica un impacto incalculable en sus multitrillones de fans. Tiene documental 3D (Never Say Never), cómic y línea de esmaltes para uñas (colección “The One Less Lonely). Ha actuado en la Casa Blanca. Gana 300 millones de dólares por concierto. Shaquille O´Neal, Los Becks y el mismísimo Barack Obama han manifestado su simpatía por este pequeño Rey Midas. Bieber es a la industria musical, lo que Starbucks al café: una franquicia bien exprimida.   

A finales de enero, la editorial Libros Cúpula (Grupo Planeta), publicó “Justin Bieber. Mi historia. Primeros pasos hacia la eternidad”. El título ya es, por sí solo, de lo más revelador: la biografía autorizada de un adolescente con más autoestima que testosterona. El libro, que contiene lindezas como “si llego a hacer un diez por ciento de lo que hizo Michael Jackson por el mundo sabré que habré conseguido algo grande”, pinta ser un masaje aburrido a la figura de un pimpollo que creyóse Prince por aprender a tocar cuatro instrumentos.

¿De verdad toda vida merece ser contada? O, replanteo la pregunta: ¿la vida de un púber con apenas dos años de carrera dan para 240 páginas? A juzgar por las ventas del libro (best seller del sello según su web), diría que el fenómeno biebermanía podría ser digno de estudio en prestigiosas escuelas de marketing, pero, si hurgamos un poquillo, la cosa se queda en un bluf que no llega ni a niño prodigio.

Lo interesante de las biografías es la metamorfosis hacia la madurez (el de-niña-a-mujer). El clímax llega cuando el famoso en cuestión consigue desintoxicarse de las drogas duras tras una alocada adolescencia consecuencia de una infancia atormentada por un padre proxeneta y una madre alcohólica. Pero éste no es el caso del tierno cantante canadiense, cuya cristiana madre colgaba en YouTube las actuaciones caseras de su soon-to-be-discovered hijito.

La biografía de Bieber tendrá más gancho dentro de cinco-diez años, cuando la estrella se estrelle (porque, evidentemente, se estrellará). Entonces será ameno leer cómo cayó en el olvido a lo Macaulay, pilló anorexia en plan Olsen, enderezó su vida tipo Drew, se volvió a perder a lo LiLo, se bebió los restos de Kristen Dunst, regaló grotescos capítulos de inestabilidad emocional estilo Brit, se reinventó cuál Timberlake, recayó como Winehouse, se despechugó  a lo Miley Cyrus y salió del armario siguiendo la estela de “Yo” Ricky Martin.

A pesar de todo, si los pasos hacia la eternidad de Justin Bieber sirven para que millones de adolescentes se aficionen a la lectura, bienvenidos sean (pero no vale mirar sólo las fotos).

1 comentario

Archivado bajo celebrities, libros

De cuerpo presente.

Momentazo "saludo real" en el telefilm "Felipe y Letizia". Tan igualitos a los originales que parecen réplicas de cera.

En la tele, como en la vida misma, las modas se acontecen en bloque. Tras la saturación de gladiadores (“Roma”, “Spartacus”, “Hispania”…), ahora toca un fascículo mucho más ameno: los biopics. Entramos en la etapa más desternillante de la televisión desde que desapareciera Benny Hill.

Divididas en tres subgéneros, las miniseries biográficas de nuestros grandes iconos se ordenan por: 1) monarquía, 2) folclore, 3) payasos.

El producto pionero que encabezó esta new wave fue Felipe y Letizia” (Telecinco). Con un notable 20,7% de share, se convirtió -sin pretenderlo- en la serie de humor más comentada en Twitter. Según declaró el experto Peñafiel, la tv movie “retrata a la Princesa tal y como es: ególatra y soberbia”. Con “Felipe y Letizia” constatamos cuánta mala leche pueden llegar a tener los guionistas y descubrimos la habilidad de Juanjo Puigcorbé para inventar un extraño acento Borbón. Su interpretación de Juan Carlos I fue tan loada, que repitió papel enSofía” (Antena 3).

De la combinación de sangre noble y sangre diestra han surgido, también, jocosos purés televisivos: Alfonso de Borbón (“Alfonso, el príncipe maldito”), Cayetana Fitz-James Stuart (La Duquesa), Francisco Rivera (Paquirri), Carmen Cervera (“La baronesa”), Carmen Ordóñez (Carmina), Raphael (Yo sigo siendo aquel), Rocío Durcal… Pero a nivel tonadilleras, la chicha se la disputan Pantoja y Jurado. ¡La copla está que arde! Antena 3 parte con ventaja: “Hoy quiero confesar” tiene recursos muy potentes (Encarna Sánchez, María del Monte, Cachuli, Alhaurín de la Torre, Pollo-a-la-Pantoja, Dientes-Dientes, …) + su tv-movie de la Más Grande de España puede petar el share según lo que acontezca estos días en el Hospital Virgen Macarena. El oportunismo resulta atroz.

De ser así, Telecinco, líder en exprimir cada producto hasta la última gota, ya prepara su revancha: Mario Conde: el biopic. Igual que El Vaquilla, el espiritual banquero tendrá biografía audiovisual. Cualquier día de estos, los de Vasile, a fondo y sin freno, se atreven a airear trapitos sucios en un spin off sobre Jaime de Marichalar.

En cualquier caso, la mayoría de estas mini-series se están rodando con el protagonista de cuerpo presente. En lugar de ser “homenajes” post mortem, resultan bochornosas parodias de personajes que, visto el resultado, hubieran preferido no presenciar semejante bufonada. No es de extrañar que el Rey Juan Carlos I  se “indigne” ante tantas contínuas muestras de decapitación.

Deja un comentario

Archivado bajo actualidad, celebrities, realeza, televisión