Pelotas de Oro.

Ricky_Gervais_vs_Hollywood
Ricky Gervais. ¡Arde Hollywood!

La nueva década empieza con el fin de la inmunidad de las estrellas hollywoodienses. Tal y como sucedió anteriormente a las monarquías europeas, en la era moderna ya no existen celebrities intocables. Ni la sangre azul ni el glamour garantizan el cobijo de la mofa. Durante la 68º Gala de los Globos de Oro, el showman Ricky Gervais evidenció que hoy en día cualquier persona, por famosa que sea, es susceptible de recibir comentarios burlescos uncensured. Ya no quedan castas exentas de crítica.

Ricky Gervais, actor, guionista, músico y, sobretodo, comediante, consiguió ruborizar a la meca del cine con su sarcástica presentación en los Globos de Oro 2011. Con una sonrisa pícara y un magnífico guión, se lanzó a recitar verdades ante la creme du la creme del cine y la televisión estadounidense. Bromeó con el alcoholismo de Charlie Sheen. Insinuó, en presencia de Angelina Jolie y Johnny Depp, que su último film, The Tourist, es una porquería. Tildó a Cher de vejestorio. Se descojonó de los “efectos especiales” de Sex & The City 2 (“Vamos, chicas, ¡sabemos vuestra edad!”). Se cachondeó de la boda de Hugh Hefner con una pipiola 60 años menor. Se atrevió con el antisemitismo de Mel Gibson. Y sacó a relucir, con un par de pelotas de oro, la “posible” homosexualidad del divo Tom Cruise. TOUCHÉ! “Mis abogados no olvidarán esta broma”, apostilló.

Mientras algunos encolerizaban, otros aplaudían impertérritos y los perros viejos (léase Robert de Niro y Alec Baldwin) se descojonaban, Gervais prosiguió con su guión cuál granada sin seguro. Hubo hostias para todas las vacas sagradas del celuloide, pero lo cierto es que el humorista británico no dijo nada nuevo. No reveló ningún rumor que no supiéramos. Lo admirable es que el presentador tuviera la valentía de decirlo sin miedo a represalias, abiertamente, ante los “astros protegidos” del séptimo arte. Ojalá también aquí, en España, algún Risto Mejide de turno tuviera la oportunidad y osadía de presentar la Gala de los Goya con semejante libertad y espetar que Javier Bardem bruteja o que todavía no sabemos a qué se dedica Elsa Pataky (pedoneu, però #alguhohaviadedir).


Anuncios

Un comentario

  1. Brillante! Tu post y Ricky Gervais, que adoro! Pero sacarme a Risto Mejide como posible versión española… esto sí es tener poca fe en la industria de humor nacional.
    Alguien mejor habrá, digo yo… ¿o no?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s